Virginia Woolf

Virginia Woolf es considerada una de las figuras literarias más importantes del siglo XX y del feminismo internacional. Destaca por su capacidad para crear consciencias y plasmarlas en los monólogos internos de su narrativa. Sin duda alguna, su personalidad estuvo marcada por su vida familiar.

Hija del novelista sir Leslie Stephen y Julia Prinsep Jackson, Adeline Virginia Stephen nació el 25 de enero de 1882 en Londres. Debido a que ambos padres estuvieron casados previamente y habían enviudado, su núcleo familiar tenía hijos de tres matrimonios distintos.

Hijos de Leslie Stephen y Minny Thackeray:

Laura Makepeace Stephen (1870-1945) – declarada mentalmente incapaz, fue ingresada a un psiquiátrico en 1891.

Hijos de Julia Prinsep Jackson y Herbert Duckworth:

George (1868-1934)
Stella (1869-1897)
Gerald Duckworth (1870-1937)

Hijos de Leslie Stephen y Julia Prinsep Jackson

Vanessa Stephen (1879-1961)
Thoby Stephen (1880-1906)
Virginia Stephen (1882-1941)
Adrian Stephen (1883-1948)

Educada en casa inmersa en la sociedad literaria victoriana

Virgia Woolf no fue al a escuela. La educaron sus padres y profesores particulares. Se codeaba con el círculo de personalidades al que sus padres pertenecía. Por ejemplo, la casa familiar recibía visitas del poeta y dramaturgo Alfred Tennyson; el novelista y poeta inglés Thomas Hardy; el escritor y crítico literario, Henry James, y Edward Burne-Jones, artista y diseñador británico. Ella y sus hermanos fueron criados en un entorno lleno de las influencias de la sociedad literaria victoriana.

Su madre, Julia Stephen, estaba igualmente bien relacionada. Era descendiente de una camarera de María Antonieta y provenía de una familia de famosas bellezas, que sirvieron de modelos para los artistas prerrafaelistas.

Depresión y abuso sexual

A lo largo de su vida sufrió varias depresiones, la primera a los 13 años con la muerte de su madre, el 5 de mayo de 1895. Dos años después falleció su media hermana, quien falleció durante su luna de miel. En 1905 la muerte de su padre le provocó un crisis nerviosa y fue ingresada a un hospital. Además, ella y su hemrana Vanessa fueron víctimas de abusos sexuales por parte de sus hermanastros. Esto abonó a que en su interior creciera una fuerte mentalidad de lucha contra el machismo.

En 1912, se casó con el economista Leonard Woolf, con quien compartió un lazo fuerte. Ambos fundaron en 1917 la célebre editorial Hogarth Press, que editó la obra de la propia Virginia y la de otros relevantes escritores, como Katherine Mansfield, T. S. Eliot, Sigmund Freud, Laurens van der Post, entre otros .

La ética del Círculo de Bloomsbury estaba en contra de la exclusividad sexual. En 1922, Virginia conoció a la escritora y diseñadora de jardines Vita Sackville-West, esposa de Harold Nicolson. Ambas sostuvieron una relación de amantes que duró la mayor parte de los años 1920.

Después de que terminar su romance, las dos mujeres siguieron siendo amigas hasta la muerte de Woolf en 1941.

Su muerte fue algo realmente triste. El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la destrucción de su casa de Londres durante el Blitz empeoraron su condición hasta que se vio incapaz de trabajar. Sus procesos de depresión y el trastorno bipolar que sufría la llevó a suicidarse el 28 de marzo de 1941 lanzándose al río Ouse con los bolsillos de su abrigo llenos de piedras. Su cuerpo fue encontrado hasta el 18 de abril.

Esta fue la carta de suicidio que dejó Woolf:

“Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible.

Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente.

No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo, todo el mundo lo sabe.

Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo”.

Obra

La señora Dalloway (1925)
Al faro (1927)
Orlando: una biografía (1928)
Las olas (1931)
Una habitación propia (1929) – ensayo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s