Dicen que sólo Dios da la vida y sólo él la puede quitar. No me meto en lo absoluto con las creencias religiosas de cada individuo, porque este mundo está hecho de pluralidad, pero el hecho de que quieran dominar la forma de pensar de cada persona está en contra del libre albedrío. Esa capacidad que cada individuo tiene para elegir y tomar sus propias decisiones.

Piénsenlo un poco. Ustedes hablan de no tomar decisiones por otras personas, pero porque Dios tiene el poder de decidir por mí cuándo debo morir, porqué debo envejecer -aunque suene irracional- y si puedo o no tener hijos, entendido como la capacidad de cada ser humano de procrear.

BlackbirdLa mentalidad del ser humano carece de límites y a la vez es tan limitada como su propia doble moral se lo permite.

Me vienen a hablar de familia hombres y mujeres que no se han casado y nunca podrán hacerlo – los hombres y las mujeres de la iglesia-; me hablan de cómo criar a un niño, cuando sabes los escalofriantes números de violaciones hechas por sacerdotes pederastas. En dos palabras: doble moral.

En lugar de decidir que las mujeres no tienen derecho a abortar, deberían fincar bien sus valores en las mujeres y hombres de su iglesia. Enseñarles, como dicen ustedes, que eso está mal. Como siempre lo he dicho, el que es perico donde quiera es verde. Es decir, si soy buen estudiante, aunque vaya a una escuela pública o privada, destacaré. Si una mujer tiene bien fincados sus valores -como ustedes dicen- morales, no abortará.

Decidir por alguien más, está mal. No pueden venir a decirme que debo o no debo hacer.