¿Libres e iguales?

A 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Un 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lamentablemente en 70 años suman aproximadamente 159 países los que incumplen en su mayoría los 30 artículos que la integran.

Este 70 aniversario debe ser una oportunidad para reflexionar en lo que se ha avanzado y lo que no.

Para quienes nacimos en los últimos 30 años, quizás pensar que anteriormente no todas las personas poseían derechos por la simple condición de ser seres humanos es algo que no atisbamos. Y aunque es un hecho que cada vez es mayor la gente que vive sin miedo o discriminación,aún hay países en los que los seres humanos damos un paso hacia atrás.

¿Qué se ha logrado en 70 años?

Los conflictos políticos,prejuicios y la desigual social son sólo algunos motivos por los que muchos no disfrutan de sus derechos humanos; en gran medida nos referimos a las mujeres,quienes durante el 2018 hicieron notar la lucha por sus derechos humanos. Por ejemplo:

  • En Estados Unidos, Europa y Japón, entre otros países, millones de ellas se unieron a la segunda marcha #YoTambién para exigir el fin de la misoginia y los abusos.
  • En Islandia y Suecia, se aprobaron nuevas leyes que reconocen que las relaciones sexuales sin consentimiento constituyen violación.
  • En Estados Unidos, las acusaciones de conducta sexual indebida tuvieron repercusiones en todo el patriarcado de Hollywood, cuestionando décadas de impunidad.

Sin embargo, esto no es motivo de celebración, pues sólo evidencia los motivos por los que necesitan luchar tan arduamente: que aún muchos países apoyan abiertamente políticas y leyes que las someten y reprimen.

Por ejemplo, a decir de Amnistía Internacional,  a nivel mundial,el 40% de las mujeres en edad de procrear viven en países en los que el aborto sigue estando estrictamente restringido, y alrededor de 225 millones no tienen acceso a métodos anticonceptivos modernos.

El Salvador se negó a despenalizar el aborto en ninguna circunstancia. En Argentina, el Senado votó contra de un proyecto de ley que habría legalizado el  aborto libre en las primeras 14 semanas de embarazo. En Polonia y Guatemala los responsables de las políticas siguen propugnando leyes sobre el aborto más estrictas. Estados Unidos ha puesto en peligro la salud de millones de mujeres debido a los recortes de los fondos destinados a las clínicas de planificación familiar.

No solo la mujer lucha aún por respeto y sus derechos, las personas transgénero y quienes no se acoplan a las convenciones de género siguen viviendo una crisis de derechos humanos que los políticos a nivel mundial siguen ignorando.

Me duele leer que además de ser víctimas por su condición de ser mujer, experimentan capas de discriminación entrecruzadas, es decir,relacionadas a su orientación sexual, identidad de género, etnia, raza o estatus socioeconómico. Y no sólo las mujeres, todos estamos expuestos.

Pero duele más la manera en la que la sociedad conservadora se ha comportado ante estas luchas; realizan movimientos que están en contra de feministas y activistas LGBTI, los tachan de “impulsores de una ideología de género” que, según ellos, representa una amenaza existencial para el “matrimonio y los valores de la familia”.

Ahora más que antes, por el notable desarrollo que han tenido y lo que representan de forma mediática, las redes sociales son al mismo tiempo una bendición y una maldición. Las empresas han fallado al momento de protegerlas de una avalancha de comentarios y conductas abusivas.

¿Qué cambiar en 2019?

Debemos cambiar la mediocre forma de pensar, en el ámbito laboral, que impera en la mayoría de los hombres: creer que la mujer tiene que ganar menos por un trabajo igual al de un hombre o que realicen trabajos no remunerados, basado en las normas sociales que consideran a la mujer como la responsable de realizar tareas domésticas por el simple hecho de ser mujer.

Avanzar más en la presencia de las mujeres en cargos públicos.El 2018 marcó un precedente en la participación de las mujeres a cargos públicos, sin embargo aún falta más que un 17 % de mujeres como jefes de Estado y 23 % en parlamentos para poder hablar de una paridad de género.

Finaliza el 2018, año caracterizado por la resistencia de las mujeres y lamentablemente muchos seres humanos han perdido la vida o la libertad realizando su trabajo en pro de esta causa.

Aún queda mucho para hacer realidad la visión de la Declaración Universal de un mundo en el que todas las personas sean libres e iguales.

Una de las medidas más urgentes es que nuestros gobiernos dejen de apoyar los derechos de las mujeres sólo de palabra. Que realmente garanticen que las mujeres no sufren discriminación ni violencia.

 *Licenciado en Lingüística. Productor de Noticias de ZER Informativo Colima, director general de información de El Centinela MX, colaborador de la revista Vida & Mujer, Colima XXI y El Comentario Semanal. Envíame tus comentarios a fernando_castillo@ucol.mx. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s