“Sexo por placer”, de Daniel Zetina

En su labor de difusión de la literatura contemporánea, Bitácora de vuelos ediciones pone en línea el ebook Sexo por placer de Daniel Zetina.

Sexo por placer es el resultado del experimento de mezclar erotismo y humor en el laboratorio literario del autor. Las historias aquí contadas se escribieron inicialmente con base en entrevistas a diferentes personas reales, que contaron diferentes anécdotas, de las cuales nada quedó como verdadero o cierto, sino que se transformaron en literatura.

Son cuentos breves y minificciones, cuyo como objetivo es entretener al lector, pero también hacerlo reflexionar acerca de lo solemne y serio que puede ser el acto del amor. Los personajes son de lo más cotidianos y las situaciones van de lo simple hasta el absurdo total.

Todas las variables del erotismo son válidas en nuestra sociedad, como la cursilería o las parafilias, siempre y cuando permitan al ser humano desarrollarse mejor. Sexo por placer busca generar un diálogo en pro de una sexualidad más placentera y saludable, a la vez que hace mofa de lo mismo.

Este ebook, es el número 28 de una labor editorial en libro electrónico, que la editorial comenzó en 2014. Actualmente Bitácora de vuelos ediciones trabaja en alianza con editorial E-Ñ y gracias a ésta distribuye sus libros en plataformas como Ibooks Store, Amazon, Gandhi, Porrúa, Casa del libro, más 600 puntos de venta en lengua española.

¿Quién es Daniel Zetina?

Daniel Zetina nació en 1979, es escritor mexicano, autor de libros de poesía, cuento, novela, ensayo y minificción.

Ha publicado géneros literarios y periodísticos en diferentes medios, muchos de los cuales pueden encontrase en internet.

Fue maestro durante 14 años en diferentes estados, de secundaria a posgrado. En 2019, con motivo de sus 40 años de vida y dos décadas de carrera, publica sus 20 libros más representativos.

Día cero: El inicio del viaje

Hace no mucho tiempo atrás, soñé un viaje. Es un viaje que aún no he hecho; un viaje que debo emprender tarde o temprano. Tal vez será solo o estaré acompañado.

Suena de fondo una vieja canción de trompeta, acompañada por un solo de armónica que narra las constelaciones de un cielo nocturno, lleno de estrellas, ese espectro celestial que nos mira distante en el tiempo… en espacio. Le llamo alma vieja del universo.

Bastará sólo la última estrofa del sexto poema antes de siquiera pronunciar en tu oído la palabra NERUDA, así pausadamente, con toda la parsimonia del mundo: NE-RU-DA.

Después de eso, el túnel nos cortará el cielo, mientras recostado en el techo del vagón espero paciente su regreso. Tiempo pasado, tiempo esperado.

Poco después me doy cuenta que estoy solo…

Solo en el cielo

Solo en el tren

Solo en el viaje que aún no emprendo.

Y “solo” es sólo eso, una mancha de tinta en un papel, en cualquier triste café, en cualquier época del año.

Fotografía de Nicolas Carbon

No regrets, only memories

Si esto es lo que deseas, no me queda más por hacer. Voy respetar tu decisión. No puedo seguir manteniendo cálido este amor, este espacio dentro de mí. A veces, cuando voy por la calle, veo el amor a través de los demás, veo el amor arder, florecer, y en cierto modo eso me mantiene vivo. Pero no sé por cuánto tiempo seguirá así.

Sabes, sólo quería que me mostrarás eso que tanto me deseabas en tus cartas; sólo deseaba conocer el amor como tú lo veías. Que me enseñaras la vida a través de tus ojos y sentir el mundo a través de tus manos. Pensé que eso sería posible, que ibas a mostrarme cómo vivir. Ahora entiendo que no, que sólo fueron cartas vacías que a lo lejos se perderán hoy en una bolsa de basura. 

Sé que tomará un tiempo para mirar a mi al rededor y darme cuenta que no hay manera de volvernos a encontrar, de volvernos a ver. No sé porque hasta ahora puedo ver que la vida es más grande que tú, y tú ya no eres yo ahora. La distancia que nos separa tal vez ayude más. Ahora sé que algo dentro de mí se rompió y no puedes restaurarlo. Ahora sé lo que es el dolor, por ti conocí el dolor.

Lo intentamos. De verdad lo intentamos y cada hora, cada día, todos estos años intentándolo y esperándote se fueron a la basura. ¿Dónde están esas promesas de una vida juntos? Creí que te había oído reír conmigo, que habías cantado conmigo… ahora sé que no es así. ¿Fue mentira entonces cuando decías “eres mi luz, mi sol, mi vida”? 

Si debo confesar algo, nunca dudé una palabra de ti, pero ahora veo que nada fue verdad. Tienes muchos secretos que esconder. No hay más playas ni atardeceres que ver, no hay más montañas ni fogatas que encender. Todo se acabó. Sólo fue un sueño.

Ahora sé que sólo fueron palabras vacías, música que mis oídos querían escuchar. “Te amo” no son las palabras que ahora quiero escuchar… tal vez un “lo siento” podría ser suficiente.

Lo único que quiero decirte es que cada vez que mires la luna sabrás que allá afuera hay alguien a quien le destrozaste el corazón. Que voy a comenzar de nuevo y vas a darte cuenta que después de la tormenta viene la calma. Pero eso no pasará contigo, eso no limpiará los sentimientos de tristeza que te acompañarán hasta el final. 

Y haré las cosas que algún día soñamos juntos, las haré pero para alguien más… 

Había deseado durante mucho tiempo tus caricias, pero ahora sólo debo dejar que el tiempo borre ese deseo, porque no necesito más de tu amor. 

La vida es un cubo de Rubik

Hoy me di cuenta que la vida es un cubo de Rubik. Mientras intentaba resolverlo en mi escritorio, matando el tiempo, me di cuenta que cada lado del cubo sin resolver es un aspecto de nuestra vida. Cada cuadro con su respectivo color son las cosas que debemos resolver a lo largo de nuestra vida. La vida es un cubo de Rubik, un rompecabezas mecánico que hay que resolver con calculados movimientos.

Al principio, está todo resuelto, así como cuando lo sacamos de su empaque. Cada uno de cuadros de colores está en su sitio, formando una cara de un solo color. Por alguna razón, de pronto comienza a girar para ofrecernos un sinfín de combinaciones con sus diferentes colores.

Y así comienza la carrera de la vida, estás a contra tiempo para resolver tu cubo de Rubik y poner cada cuadro en su lugar, cara cada en su propio color.

A veces parece que no encontrarás la combinación perfecta para resolverlo. Pero cada giro, cada movimiento hacia arriba, abajo, izquierda o derecha, significa que estás más cerca de resolverlo.

Sentirás un día un cúmulo de emociones positivas y otro una hoguera de deseo destructivo. Arrojarás el cubo al cajón, lo dejarás en el olvido hasta que decidas comenzar de nuevo donde te quedaste para encontrar una solución. Otras veces te verás en la necesidad de pedir ayuda, lo dejarás en manos de alguien más para que te ayude a solucionarlo. Tratarás de buscar la respuesta en todas partes, buscando siempre la manera fácil de solucionarlo. Haciendo trampa o no, recibiendo ayuda o no, todo al final es parte del mecanismo para resolverlo.

Al final, cuando tu cubo está casi resuelto cuando quedan sólo unos cuadros para que cada cosa esté en su lugar, un giro correcto volverá todo un desastre. Podrías pensar que todo por lo que has trabajado se fue a la basura, no desistas, sigue girando. Gira, gira y vuelve a girar, una y otra vez; te darás cuenta que al final cada color, en cada cara, se acomoda en su lugar si regresas y encuentras en qué giro todo se desordenó.

¿Qué veo en un cubo de Rubik? ¿Qué se necesita para solucionarlo? Primero, lo que veo son algunos patrones o movimientos clave para lograr resolverlo; luego, colores que hay que acomodar en su lugar a través de lógica matemática. Básicamente cada giro te da una solución. Es decir, son giros, patrones y colores. Eso es la vida.

La vida está llena de patrones, de giros y colores, de lógica y matemáticas para solucionar cada aspecto que nos toca afrontar.

Al final, tendrás un pasado borroso, ese presente lleno de expectativas y un futuro incierto y prometedor, cada uno en una cara que puede ser llena de diversos colores o de un solo color. Y aunque cada cubo de Rubik y sus combinaciones es diferente, comparten todos un aspecto: el caos.

Lo importante es seguir girando hasta que todo se acomode en su lugar.

10 plantas aromáticas más usadas en la cocina

Las plantas aromáticas son un ingrediente muy importante en la cocina y le dan un toque especial cuando son tomadas frescas, directamente de la planta. Sin embargo, hay que saber escoger cuál tener en casa, cuánto debemos usar en cada platillo. Recuerda, el objetivo no es enmascarar el sabor de la comida, sino que armonicen.

Hay muchos tipos diferentes de plantas aromáticas, pero principalmente se dividen en frescas y secas o deshidratadas.

  1. Albahaca. Generalmente se suele utilizar fresca debido a su delicadeza, de manera que se añade antes de servir para que no pierda textura. También podemos encontrarla, aunque menos frecuentemente, en guisos y salsas.
    Una de las recetas más famosas con esta hierba es la salsa pesto.
  2. Cilantro. Caracterizada por su fuerte sabor, se trata de una de las plantas aromáticas más utilizada en todo el mundo. Además, a todas sus partes se les puede dar uso: el tallo para la sopa, las hojas para las salsas o como decoración…¡muy recomendable!
  3. Eneldo. Su sabor es dulce y con un ligero toque anisado que combina igual de bien con pescado que con carne, así como con el limón y el vinagre.Esta planta aromática no debe utilizarse en proporciones demasiado grandes porque es muy potente y le restaría protagonismo al resto de ingredientes.
    De los platos más conocidos con eneldo podemos destacar el salmón marinado, característico de la cocina nórdica.
  4. Hinojo. Al igual que el cilantro, puede utilizarse toda la planta. El bulbo se suele usar como hortaliza para los guisos, los tallos y las hojas picadas actúan como aromatizante y las semillas, si se dejan secar, son ideales para especiar debido a que contienen la esencia del hinojo.
  5. Laurel. Las hojas del laurel vienen muy bien para preparar comidas de cocción lenta como lentejas, arroces, estofados o guisos. También se utiliza en la elaboración de pescados y mariscos, para aromatizar aceites y vinagres, y en el proceso de escabechar.
  6. Menta. Refrescante, algo picante y de fuerte sabor, la menta nos produce una sensación de frío que estimula el apetito. Se utiliza, junto con la hierbabuena, en repostería y platos dulces; sin embargo, también podemos encontrarla en ensaladas, acompañando verduras y carnes, aromatizando salsas o sopas y, por supuesto, en el proceso de elaboración de helados y licores.
  7. Perejil. Esta es otra de las plantas aromáticas más utilizadas en la gastronomía, debido a que casa prácticamente con cualquier plato. En países latinos es raro no encontrar una salsa con este ingrediente, como ocurre con la guasacaca venezolana, el chimichurri argentino o el guacamolemexicano. También se puede preparar en infusión, ya que tiene las propiedades de ayudar a una buena digestión, o añadir simplemente como elemento decorativo.
  8. Romero. Un habitual en la cocina mediterránea, ideal para la preparación de carnes, asados, guisos y salsas. Esto se debe al particular aroma con el que impregna estos platos, potenciando su sabor.Los usos del romero son variados, ya que también se utiliza como planta medicinal y en la elaboración de aceites e infusiones.
  9. Tomillo. De esta hierba dulce y amarga a partes iguales lo que se utiliza, principalmente, son sus hojas. Su sabor encaja bien con carnes, aves, verduras, guisos. En la gastronomía extremeña, por ejemplo, es un ingrediente básico de los adobos y estofados.
  10. Orégano. Tiene un sabor muy intenso y combina bien con casi todo. Su uso más frecuente es como aromatizante para pizzas, arroces, carnes, pescados, verduras, etc. Se trata de una hierba típica en la gastronomía italiana, imprescindible a la hora de preparar focaccia y lasañas, así como platos con quesos tipo mozzarella.
    Junto con el tomillo, son dos de las plantas aromáticas que constituyen la mezcla de hierbas provenzales.

Cultivar plantas aromáticas en casa

La mayoría de las plantas aromáticas mencionadas son muy sencillas de cultivar en casa, como la albahaca, el cilantro, la menta o el perejil. Esto se debe a que no requieren unas condiciones demasiado específicas (aunque sí mínimas) para que puedan crecer sanas.

En general, los principales problemas que impiden el correcto desarrollo de nuestras plantas aromáticas son:

  • La luz
  • La aireación

Si bien es cierto que no todas necesitan, por ejemplo, la misma cantidad de luz, no todas las viviendas cuentan con terrazas, balcones o jardines. Además, las personas que no viven en el campo carecen de espacio físico para realizar plantaciones, por lo que tienen que recurrir a maceteros, cosa que tampoco beneficia a la planta.
Es por eso que en algunas ciudades, como Madrid, se ha comenzado a fomentar el cultivo de plantas aromáticas en las azoteas de los edificios.

Y es que el uso de hierbas de este tipo no es sólo una cuestión gastronómica, sino también de salud. Todas tienen ciertas propiedades medicinales beneficiosas y agregarlas a nuestra dieta es algo imperativo.
En definitiva, no cabe duda de que cocinar es un arte y que, utilizando plantas aromáticas y especias, lo hacemos el doble de especial.

Cuando bebas agua, recuerda la fuente

Hablemos de gratitud. Hoy me di cuenta que realmente no agradecemos lo que tenemos. ¿Cuántos hay que no se dan cuenta todo lo que poseen de manera gratuita? Los ojos están hechos para mirar, la boca para hablar y los oídos escuchan cada sonido maravilloso del universo, de nuestro al rededor.

“Cuando bebas agua, recuerda la fuente” <<Proverbio Chino>>

¿Cuántas veces te has quejado del ruido a tu al rededor? ¿Te has puesto a pensar que hay quien no escucha, por alguna enfermedad, y desearía aunque sea escuchar el ruido que tú escuchas? ¿Cuántas veces has usado la boca sólo para injuriar? ¿Has pensado que alguien no puede expresar sus sentimientos desearía usar su boca para gritar al mundo que está vivo? Tanta es la necesidad de expresar sus sentimientos que buscan signos y maneras de hacerlo a través de sus manos.

Piensa antes de emitir una opinión, escucha antes de interrumpir o un punto de vista ajeno, no sólo mires con tus ojos, documenta y aprende.

Todos recibimos cada día cosas maravillosas que son gratis y no sabemos aprovechar. El simple hecho de estar vivos. ¿Cómo explicamos que mientras países completos mueren de hambre hay lugares donde se desperdician miles de toneladas de alimento al día?

Damos por hecho que al abrir la llave del agua, cae agua limpia y nos quejamos cuando sale un poco amarilla por la falta de cloro. ¿Nunca has pensado que hay quienes quisieran tener aunque sea esa agua en sus casas y no ir kilómetros de distancia por un cubo de agua?

Recuerda agradecer cada día no sólo por las cosas extraordinarias que te sucedan, sino por las cosas más sencillas y ordinarias: ver el sol nuevamente, apreciar los tonos rojizos del atardecer, incluso poder ver el cambio de la luz en los semáforos es una bendición pues hay quienes no pueden apreciar eso por su daltonismo.

Tomemos esta gratitud como un hábito de vida pues nos hace sentirnos plenos, bien con nosotros mismos sin que haya pasado algo extraordinario: sencillamente por el placer de seguir admirando la vida misma.