Carta 4: Time of the season

Te vi, por un instante supe que seguías ahí. Concentré mis emociones para poder decirte que… ¡no! Grité a mis adentros, no lo hagas, realmente no vale la pena ya, ¿O sí?

Di un paso atrás y media vuelta sin mirar hacia ti, estoy tan cansado de tener que cerrar los ojos, porque aún si me esfuerzo no consigo dejarte ir. ¿Qué tenemos pendiente? Cartas, hechos, momentos, retratos, pensamientos, secretos… “lo lamento mucho, nunca debí dejarte ir” espeté.

Tal vez no sé lo que hago pero creo que es lo correcto. La idea de estar aquí, en este agujero negro sin ti no va conmigo. Tengo que salir y recuperarme antes que tú te pierdas en mí.

¿Entiendes? Sé que resistes a todo lo que el tiempo te ha puesto ahora enfrente. Yo haré entonces lo mismo por mí.

Puedes llamarme, escribirme al viento historias que sólo durarán unas cuantas horas… ten por seguro que las leeré. O sólo deja tu marca puesta en pie y sabré que la revolución surtió frutos.

Recuerda, no hay nada más verdadero que la belleza del amor libre. Las fotografías se han ido ya, he quemado un sinfín de recuerdos pero aún así, sigues ahí. Eventualmente desaparecerás.

Publicado por Fernando Castillo

Licenciado en Lingüística, productor de noticias y corrector de estilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: