Ayer mientras caminaba por el parque regreso a casa, pude ver de nuevo la luna. Tenía un no sé qué que me atraía hacia ella. La miré y me quedé completamente hipnotizado, como si tratase de decirme algo. De pronto comencé a sentir como corría por mis venas un veneno tan letal que me hacía sentir que se desgarra mi piel. Corrí y me oculté tras esas viejas ruinas de la iglesia que descansa en la profundidad del parque, miré al cielo y comencé una vez más…comencé esa agonía que no me ha dejado dormir desde hace poco.

Ahora no sé qué debo hacer, No sé si saciar mi instinto o tratar de buscar ayuda. Esta noche lo he vuelto a hacer… ahora sé que no puedo detenerme.

Hoy desperté confundido en mi habitación, en mi mente giran recuerdos fugaces de lo que pasó anoche. Me miro al espejo después de haber despertado completamente, ahora siento que soy dos en uno sólo. Siento como si una persona dentro de mí estuviese gritando y quisiera salir desatadamente…aún no encuentro una explicación lógica ¿Estaré loco?

Lo que sí sé es que: anoche probé nuevamente la sangre. Sé que han muerto muchos inocentes, pero de alguna forma tengo que mitigar este instinto que no puedo dejar de lado así como así.

 

(Publicado el martes 17 de marzo de 2009)