#CineVintage: El Quinto Elemento

Prefacio fatalista: si usted está leyendo estas palabras quiere decir que el mundo aún no ha llegado a su fin.

Desde siempre el hombre ha investigado dos cosas sobre su existencia: El cómo y el cuándo… inicio y final. Las dudas de “cómo inició todo” y “cuándo terminará” invaden cada célula vida sobre la tierra.

Pero como dice José José… “Ya lo pasado pasado”. Es por ello que yo -personalmente- le doy más relevante al destino final de nuestra diminuta existencia.

Por eso, la recomendación de esta semana es sin duda El Quinto Elemento. Y aunque parece toda una producción estadounidense -con todo y Bruce Willis-, las gracias y aplausos debemos darlas al productor francés Patrice Ledoux y al guionista Luce Besson.

Es por este último punto que esta película se vuelve imprescindible y altamente recomendable, pues podemos apreciar una visión futurística y a la vez apocalíptica de la humanidad pero desde el punto de vista “del otro lado del charco”.

La rara pero elogiada cinta, de cierta forma nos muestra cómo ven los europeos el futuro de la humanidad. Quizás uno de sus atractivos más importantes es que deja de lado el estereotipo futurista al no utilizar sólo los típicos “autos voladores”. Muestra un futuro híbrido donde se intenta conservar la arquitectura y modas épocas pasadas pero dentro de grandes naves espaciales.

Sin embargo, debemos admitir que todos recordamos -entre las primeras escenas- la huida de Leeloo, cuando ésta atraviesa sin más un muro que “evidentemente” está construido con papel aluminio. Y podemos pensar “¡Qué falta de presupuesto!”, pero esa es la respuesta correcta; no todas las producciones hechas fuera de Estados Unidos logran trascender como lo ha hecho El quinto elemento -casi endiosado por los productores europeos-.

Así que si quieres ver una producción futurista, osada y un poco cómica de nuestro “devastador final”, intenta conseguir esta película -rentada o prestada- para que la veas este fin de semana… antes que sea demasiado tarde.

———————————————————-

*Título original en inglés: The Fifth Element

Actores: Bruce Willis, Milla Jovovich, Gary Oldman, Ian Holm, Chris Tucker.

Productor: Patrice Ledoux

Guión: Luc Besson, Robert Mark Kamen

Sobre esta columna: En este espacio semanal, cada viernes recomendaré una película de épocas pasadas y, si es muy buena, del presente.

Comenzar a creer

¿Vivir siendo uno mismo? Esta es una pregunta que me han hecho casi todo el tiempo de manera anónima en una página cuyo lema es “Descubre lo que la gente quiere saber sobre ti.”

“¿Eres tú mismo o finges ser alguien más?”

Vivo siendo yo mismo. Si llamo la atención, es porque mi forma de ser es peculiar, tengo temas de conversación poco comunes, siempre trato de dar un punto de vista pensado y no impulsivo. Si me dijeran que resumiera mi vida en una sola palabra sería “creer”. A veces, me ha sucedido que dejo de creer en mí mismo y todo comienza a irse en picada; es como si el capitán – yo- diera un giro inesperado y mandara todo a la chingada, por la borda pues. Cuando veo que todo se va al fondo del mar si no hago nada, lo más inteligente que sé hacer es comenzar a creer en mí. Sacar el agua del barco y mantenerlo a flote hasta llegar a tierra firme.

Es creer o no creer en mí. Y eso es lo que voy a tratar de dejar ahora en ustedes. Comenzar a creer en cosas que los demás a veces nos trae cosas buenas. Símbolo de confianza y seguridad. Aunque a veces no crea en las cosas que hago me doy cuenta que es porque suelo ser muy perfeccionista, que no me satisfacen mis resultados. Pero cuando alguien más los ve, simplemente su expresión es “¡Wow!”. Ese es el valor que tenemos que tomar en cuenta, la opinión de los demás. La perfección que buscamos, muchas veces -si no es que la mayoría- no llegará porque somos demasiado exigentes.

Es bueno ser exigente con nuestros logros y desempeños, pero no al grado de imposible. Lo imposible se vuelve nuestro pan de cada día y es lo que comienza a hacernos creer que no podemos, después dejamos unir el barco y se vuelve un círculo vicioso del que no saldremos nunca. Ya lo comprobé. Deduje que entonces no hay que tomarle tanta seriedad al asunto, porque enferma; no hay que dejar en saco roto muchas cosas, porque repites errores, y no hay que copiar las metas de los demás, porque terminas dejando tu originalidad de lado.

¿Cuál es la fórmula? No existe. Una fórmula termina siendo la base para encontrar un resultado único y ese resultado único tiende a ser algo “perfecto”, sí entre comillas. Sí todos buscamos ese algo perfecto terminamos yendo por lo mismo y dejamos la originalidad de lado. No todos somos el número uno en la lista, hay un 2, 3, 4, y así sucesivamente. Esto no significa que los que están después sean mediocres o lo sigan. Simple y sencillamente que tienen su lugar y si eso les hace cómodo y satisface, está bien. A mí me satisface el lugar en el que estoy. Sé que no soy el número uno pero tampoco soy un 100. Soy optimista porque me quiero a mí mismo y porque me veo como alguien que está entre una multitud parando la mano con una idea original, con un concepto diferente a lo que dictamina las tendencias sociales.

Seguramente dirás “Sí, vale, te creo… pero te conozco y sé que no eres así”. Y sabes por qué no ves eso alguien más -dejando de lado que sea yo-. ¿Sabes por qué? Porque simple y sencillamente sólo tratas de ver sus logros como algo que tú no tienes. Y es correcto, no lo tienes, pero qué haz hecho para lograrlos -valga la redundancia-. Exacto, nada. Lo único que has hecho es envidiarlo. Si no te satisfacen los logros que tienes y quieres los que tiene alguien más, no luches por los que él tiene. Lucha por los que tu quieres. No es lo mismo la grandeza y la riqueza de tu mejor amigo a la que tu imaginas. Es un ejercicio sencillo: Piensa en un perro. ¿Listo? Bueno yo pensé en un Retriever y estoy seguro que no pensaste en ese perro sino en uno que a ti te gusta. ¡Exacto! Si es el que tu quieres por qué anhelas el mío. Creo que ya estás entendiendo.

Toma lápiz y papel para que hagas una lista de tus logros, tuyos de ti y no del vecino, de tu jefe o de tu hermano. Digo lápiz y papel porque se vale borrar, corregir… algo así como caer y levantarse. Tampoco pongas el listón muy alto. A veces eso nos desanima también.

Yo lo hice, pero compré una libreta enorme porque sé que son muchos los proyectos que quiero y tengo. La verdad aún me quedan muchas hojas blancas, pero es porque no quiero plasmar ideas que voy a dejar en espera. Prefiero cumplir uno a uno y tener la satisfacción de que dediqué el tiempo necesario sin presión porque venga oro proyecto.

Justo ahora, creí en un proyecto que tenía en la cabeza, lo escribí, apenas parece cumplirse. Poco a poco, pero parece cumplirse. Así sucede. Pese a toda la fuerza negativa que hubo sobre él, se cumplió. Hubo quien dijo que no sería posible. El primer paso ya se dio. Ahora hay que hacerlo crecer y que dé frutos. No malgastes tu cerebro en proyectos de alguien más, que ese esfuerzo sea para tu beneficio propio.

Publicado originalmente el 1 de abril de 2015 a las 8:51 PM

Resiliencia Alimentaria

Seguimos en contingencia sanitaria y no sabemos cuándo regresará a la “normalidad” la situación. Tal vez nuestra normalidad sea así, a la expectativa de una muerte más, mil contagios más, 10 mil sospechosos más. Dicen que la realidad supera a la ficción y ni el peor escenario de cualquier película de riesgo biológico podría haber plasmado tal cual la desesperación que vivimos actualmente.

¡Calma! Tampoco es como que desee alarmarte y sumarme a la marejada de noticias que día a día nos abruman en los tabloides, en la web, en redes sociales y en nuestros propios servicios de mensajería instantánea.

Todo esto ha configurado un manjar funesto no solo para la mente de cada individuo sino que ha abonado una desesperanza incontenible para los empresarios y la actividad económica del país.

Sin duda, la crisis del covid-19 ha puesto de manifiesto no sólo los riesgos de la salud mental de los seres humanos, sino también los riesgos de todo aquello que comen. ¿Por qué? ¡Sencillo! principalmente afecta a las personas con sobrepeso, diabetes o que padecen enfermedades cardiovasculares. Cada una de las anteriores está intrínsecamente relacionada con la deficiente alimentación que tenemos.

Es evidente que la respuesta está prácticamente ante nosotros y nuestro problema: Debemos mejorar nuestra alimentación para mejorar nuestra salud y disminuir los riesgos contra el covid-19.

Así es, el covid-19 es la oportunidad perfecta para sanar muchos aspectos de nuestra vida, en especial el alimenticio. Y no sólo hablo de casa, sino, generar un cambio desde el eslabón principal de la cadena: los agricultores; que produzcan más variedades de alimentos y que fortalezcan la colaboración entre diferentes sectores de la industria alimentaria, logrando así la sostenibilidad y resiliencia ante situaciones adversas como esta. 

Esta medida también puede beneficiar a sectores como el restaurantero, pues sí proporcionan alimentos más sanos sería esencial su apertura permanente. De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), en su reporte Situación alimentaria mundial, el declive en las ventas de alimentos entre enero y mayo de 2020 ha afectado gravemente la economía y el sustento de quienes viven de este sector económico, sencillamente porque para el cultivo y su cosecha se emplea en su mayoría mano de obra migrante que, evidentemente, no ha podido desplazarse para formar parte de la ya conocida población oscilante que va y viene en busca de trabajo agrícola al extranjero.

“Al menos 14,4 millones de habitantes de los 101 países importadores netos de alimentos podrían sufrir desnutrición como resultado de la crisis económica generada por el COVID-19”, estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Recientemente, en una entrevista radiofónica la directora del Instituto Colimense del Deporte habló respecto a la apertura de espacios para recreación bajo medidas muy estrictas. También especificó que no está aún permitida la operación de gimnasios debido a que son espacios cerrados donde hay un mayor riesgo de contagio. Al respecto un conocido me increpó que “todo mundo necesita trabajar”.

En efecto, todo mundo necesita trabajar y en consecuencia los Gobiernos a cualquier escala deben no sólo proporcionar a corto plazo apoyo financiero a personas y empresas afectadas por la pandemia, sino tomar las medidas preventivas necesarias para evitar una crisis alimentaria. Es decir, en lugar de interrumpir el comercio, las autoridades deberían facilitarlo, mejorar la coordinación, medidas de higiene, intercambio de información entre diversos sectores y sobre todo del sector alimentario a nivel local.

Todo va de la mano y el estancamiento de un sector hace que todo se desbalancee. Desatorar este estancamiento económico necesita decisiones contundentes desde diferentes sectores, desde diferentes fuertes: estudios sobre más alimentos saludables que nos proporcionen una dieta más diversa, sana y balanceada, fomentar sistemas de siembra y producción que permitan que los suelos se regeneren en nutrientes y mejore su calidad, y sobre todo poner en la agenda política mundial la investigación agrícola.

#CineVintage: La dura realidad (1994)

¿Cómo podremos reparar los daños que hemos heredado?, es así como comienza la trama de esta película que más que “una comedia acerca del amor en los 90s” es una cinta tan profunda como vintage, con un tema con mayor peso detrás: “la generación X”.

La historia verdaderamente trascendental gira en torno a la realidad sociocultural de Lelaina y sus recién egresados amigos de la universidad: Vickie, Sammy y Tray.

Para Vicky, Sammy y Tray el mundo es un “bocado” a medias que debe ser devorado lentamente. Sin embargo, Lelaina tiene otras aspiraciones: impactar las vidas de las personas.

jóvenes ordinarios, hijos de familias disfuncionales y con problemas propios, son las características principales de las cuatro historias que confluyen en esta película basada en problemas reales que aún existen en la actualidad.

Lo que realmente hace interesante a esta película es que, aunque la generación X es el personaje principal, no es golpeada por sus realizadores. Al contrario, intentan comprenderla y la muestran desde un punto de vista más amable y humano, pero sin caer en la lástima.

Y es que, por un lado, Lelaina pelea por crecer en el ambiente laboral, mientras su amiga Vickie se conforma con trabajar como empleada de piso en una tienda departamental.

Troy, a diferencia del resto del grupo, es el típico joven sin graduar cuya única aspiración es tener su propia banda. Y por último Sammy, un chico “reprimido” que busca la aceptación aceptación de su madre torna la historia aún más interesante.

Tal parece que las cosas no han cambiado en los últimos 18 años para la juventud, ¿verdad?

Sin embargo, debemos añadir problemas más grandes para estos cuatro chicos como el Sida, el uso de las tarjetas de crédito, el divorcio y, por supuesto, la falta de formalidad ante su propio futuro laboral. Una generación desprovista de responsabilidades.

Aunque no negaré que dentro de la trama se enredan historias de amor muy buenas,

realmente es una película muy emotiva y alejada a la cursi comedia romántica que todos pintan.

Para quienes no han tenido el placer de ver esta película, quizás sea el momento de aventurarse a recordar los 90s desde un tema que aún sigue presente en la actualidad pero desde un punto de vista más comprensivo que estigmatizante.

*Título original en inglés: Reality bites

Actores: Ethan Hawke, Ben Stiller, Jeneane Garofalo, Steve Sazhn y Winona Ryder.

Productores: Danny DeVito y Michael Shamberg.

Guión: Helen Childress.

Sobre esta columna: En este espacio semanal, cada viernes recomendaré una película de épocas pasadas y, si es muy buena, del presente.

Tuve un sueño

Tuve un sueño
Me imaginé en un mundo extraño
Falto de colores y armonía
Rompía con la estética de mi cuerpo

No era nada en un mundo grisáceo
Sólo un rostro en un lugar lejano
Un rostro de un mundo imperfecto

Descuidado caminé por la calle
Memoricé cada fachada
Cada inexpresivo rostro
Memorias de una vida oscura

Llegué a mi destino
Un lugar fúnebre… falto de aire
La zona deseada
¡Bienvenido! me decían
¡Pase usted!

Tuve un sueño
Sí…
Y jamás desperté

Luis Fernando Castillo Ochoa
Escrito el domingo 25 de octubre de 2009, a las 10:40 p.m.

Un Día del Padre no tan padre

“Cuando un hombre se da cuenta de que su padre tal vez tenía razón, normalmente ya tiene un hijo que cree que está equivocado”.

Charles Wadsworth

Pese a la pandemia y las restricciones que esto conlleva, el pasado 10 de mayo las celebraciones por el Día de las Madres no pasaron desapercibidas en muchos hogares de México. Al menos podía escucharse desde temprano las mañanitas o la clásica canción de Denis de Kalaf titulada Señora, señora. El Día del Padre sin embargo, pasó desapercibido y muchas veces menos preciado en esos hogares donde la figura paterna se muestra ausente y el núcleo familiar sólo lo conforma la madre e hijos.

El Día del Padre se celebra en más de 70 países alrededor del mundo; en México, la celebración se lleva a cabo cada tercer domingo de junio. Y para coronar las bajas ventas que esta fecha genera, así como la poca importancia que se le otorga, se da en medio de una pandemia por el covid-19 y en la llamada “nueva normalidad”, con actividades esenciales en las que no se incluyen reuniones o festejos.

Pero, ¿por qué celebramos el Día del Padre?

En Estados Unidos, una mujer llamada Sonora Smart Dodd propuso en 1909 reconocer la labor e influencia de los padres en la familia. El móvil de su propuesta fue su padre, Henry Jackson, un veterano de la guerra civil de EEUU, que cuidó a sus seis hijos tras el fallecimiento de su esposa, al dar a luz al último de ellos.

Fue hasta 1966 que el presidente Lyndon Johnson declaró el tercer domingo de junio como Día del Padre en Estados Unidos. En México, la fecha llegó en esa misma década y bajo el mismo día de celebración.

El Día del Padre en México no ha tenido la misma penetración que el Día de la Madre; muchos se lo atribuyen a que cae en domingo y los restaurantes no se abarrotan igual que con las madres. Otros aseguran que se debe a la mala imagen que han dejado muchos varones en los hogares de madres solteras y unos cuantos más señalan que es debido a que el proveedor económico del hogar prefiere no gastar dinero en sí mismo.

Hay psicólogos que aseguran que “creemos” que las madres merecen más y mejores regalos, aunque la mayoría sean electrodomésticos para complementar las tareas del hogar. ¿Cuál de todas las anteriores es la respuesta correcta? No lo sé, hay tantas posibilidades como familias en el mundo.

Lo cierto es que en este periodo de pandemia y distanciamiento, con el aumento de casos, lo más sano es simplemente darle una felicitación sin celebración con muchas personas y valorar más cuidar su salud que celebrar con otras personas ajenas a nuestra familia.

¡Feliz Día del Padre!

——————–

El Tribunal Supremo de EEUU prohíbe los despidos por razones de orientación sexual

Escrito el alegato por uno de los jueces más conservadores del Tribunal Supremo, el máximo órgano de Justicia de Estados Unidos ha dado este lunes un espaldarazo a los derechos de los gays en este país al dictaminar que la ley federal que prohíbe los despidos considerados discriminatorios, por ejemplo por razones de sexo, cubre también a la orientación sexual o la identidad de género. Es una gran –e inesperada– victoria para el activismo LGBTQ.

Los jueces conservadores Neil Gorsuch y el presidente de la Corte, John Roberts, se sumaron a la facción progresista del Tribunal para llegar a una votación 6-3. Los magistrados consideran que el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación “basándose en el sexo”, incluye a los trabajadores LGBTQ.

Lo cierto es que nadie debía de tener en mente a homosexuales y personas transgénero cuando en 1964, bajo la Administración Johnson, se aprobó la norma que prohibía a las empresas discriminar por motivos de sexo, raza, color, nacionalidad y religión. Pero el año pasado, la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Trabajo, que forma parte del Gobierno y que Barack Obama impulsó, consideró que el Título VII debía de tener una lectura más amplia, una que se correspondiera con la sociedad actual. El Ejecutivo de Trump no estaba de acuerdo con esta visión y el tema acabó por llegar al Supremo.

“Hoy debemos decidir si una empresa puede despedir a alguien simplemente por ser homosexual o transgénero. La respuesta está clara”, ha escrito Gorsuch. “Un empleador que despide a alguien por ser homosexual o transgénero lo hace por razones que no hubiera aplicado ni se hubiera cuestionado en miembros de un sexo diferente. El sexo juega un papel necesario en la decisión, exactamente lo que prohíbe el Título VII”.

Ha sido una larga lucha debido a la mayoría conservadora del Supremo tras los nombramientos de Trump. Sin embargo, la batalla dada en tribunales inferiores ha interpretado que de acuerdo con el Título VII, un trabajador no puede ser despido por su orientación sexual, algo que ya contemplan expresamente 21 estados.

A pesar de que el Supremo nunca había fallado sobre si los empleadores podían discriminar basándose en la orientación sexual, en el caso de 1989 de Price Waterhouse contra Hopkins, la máxima corte judicial del país creó un precedente al dictaminar que no era admisible discriminar basándose en “estereotipos de género”.

El voto de Gorsuch, el primer juez propuesto por Trump para el Supremo, ha sido especialmente llamativo. Gorsuch considera en su escrito que “un empresario que despidiese a alguien por ser homosexual o transgénero está despidiendo a esa persona por un rasgo o una acción que no habría cuestionado en miembros de otro sexo”.

La sentencia de la máxima corte trató tres casos. El primero, el de Donald Zarda, instructor de paracaidismo, quien demandó en su momento a la empresa Altitude Express alegando que había sido despedido por ser homosexual. Zarda murió en octubre de 2014 en un accidente de caída libre en Europa, pero su familia siguió adelante con el proceso.

En el segundo caso, Gerald Lynn Bostock, coordinador de servicios sociales infantiles, demandó a un condado de Georgia por despedirle en 2013 tras descubrir que era gay y pertenecía a una liga LGTBQ de softball (una variedad del béisbol).

El tercer proceso que ha visto el Supremo en el curso 2019-2020 ha sido el de Aimee Stephens. Desgraciadamente, Stephens no celebrará su victoria, ya que murió a mediados de mayo por complicaciones de la enfermedad del riñón que padecía. Stephens, mujer transgénero, fue despedida de su trabajo en una funeraria dos semanas después de que le dijera a su jefe que a partir de entonces viviría como una mujer. Aimee trabajó durante seis años en la funeraria como Anthony Stephens. “Al final de mis vacaciones en agosto de 2013, regresaré al trabajo como mi verdadero yo, Aimee Australia Stephens, con la ropa que me corresponde”, escribió Stephens a sus compañeros. Dos semanas después de acudir cada día a trabajar vestida como una mujer, Stephens fue despedida. Su caso ha escrito un capítulo de la historia de los derechos LGBTQ.

Los casos eran los primeros que estudiaba la Corte tras la jubilación del juez Anthony Kennedy, quien escribió las sentencias aprobadas por la mayoría en todos los casos importantes de la nación que han supuesto un avance para el derecho de los gays, incluida la decisión de 2015 que establecía que las parejas del mismo sexo tenían el derecho constitucional a casarse.

Información tomada del País.ES

Trucos para conocer el tamaño del pene sin necesidad de verlo

¿Te han preguntado ‘de qué numero calzas’? A más de uno le suena la expresión ¡Calzas grande! cuando das tu respuesta. Y si no, lamento decirte que no has logrado impresionar.

Medir y comparar las proporciones del cuerpo no es algo nuevo. El propio Da Vinci lo hizo con su obra “El Hombre de Vitruvio” donde establece las proporciones ideales del cuerpo humano y la relación que existe entre ellas.

La verdad es que muchas personas relacionan el tamaño del pene con el número de calzado.

De esta particular forma de preguntar y para que no te lleves una sorpresa ya en plena acción, te dejo estos tips para que despejes todas tus dudas. Son sólo datos puros y duros, sin albur.

Ojo, algunos son comprobados por estudios y otros mera leyenda urbana en el bajo mundo de la sexualidad. Puedes tomarlos como referencia para darte color.

La mano derecha

El tamaño del pie NO es directamente proporcional al del pene

Fíjate específicamente dedo índice y el anular. Según un estudio del Departamento de Urología de la Gachon University Gil Hospital, estos dedos funcionan como biomarcadores de testosterona y están relacionados con la sensibilidad de andrógenos.

Mientras más largos sean estos dedos, mayor será el tamaño del pene en estado flácido”, fueron las conclusiones del estudio.

Ahora bien, si lo que quieren es saber es el tamaño del pene en estado erecto, deben obtener la ratio aritmética de estos dos dedos. Esto se obtiene al dividir la longitud del dedo índice entre la del anular. A menor número de la ratio aritmética… mayor tamaño del pene. 

El dedo gordo (Leyenda urbana)

Ojo: Según la creencia popular, multiplicar la medida del dedo gordo por tres podría darnos un estimado del tamaño del pene erecto.

¿Calza grande?

tamano del pene y el zapato

Muchos creen que esto es un mito, pero gracias al trabajo de unos urólogos canadienses podemos ofrecerles los datos puros y duros —sin albur—.

A 63 hombres se les midió la altura, el tamaño de sus pies y el del pene en estado erecto. Se determinó que, efectivamente, sí existe una relación entre el tamaño de su calzado, su altura y el tamaño de su herramienta.

Sus orígenes

El sitio TargetMap hizo un mapa donde establece las diferentes medidas del pene según los reportes de los habitantes varoniles que habitan en cada país.

Los ganones resultaron los que viven en Ghana, Gabon, Jamaica, Haití, Nigeria, con un promedio de 16.10 a 17.9 centímetros en estado erecto.

De ahí le siguen

Australia, Italia, Noruega, México y Sudáfrica con medidas de 14.7 a 16.10 en estado erecto.

Los más chiquitines resultaron los habitantes de:

India, Sri Lanka, Tailandia, Malasia y Corea del Sur con penes de 9.30 a 10.5 centímetros en estado erecto. Aw, ternuritas.

La forma de sentarse

La CUP denuncia el “despatarre”: que los hombres se sienten bien

Lamento decirles que este también es una leyenda y de las más decepcionantes. Según las viejas escrituras del coqueteo y el ligue, si el sujeto se sienta con los pies juntos y separa las rodillas, se debe medir la distancia que exista entre ellas y dividirlo entre dos – Ya les vi poniendo una regla entre sus piernas para ver cuánto mide el espacio-.

Por el contrario, si se sienta con pies y rodillas distanciados, se debe medir la distancia que haya entre las piernas y dividirlo entre tres.

¿Qué dicen? ¿Son ciertas o no? Compartan sus resultados con quien más confianza le tengan… ¡Todo sea por la ciencia?