#ConfesionesdeMedianoche: El mismo juego

¿Este es el objetivo de tu plan? Bien, vamos a jugar el mismo juego donde tú vas a seguirme por doquier y yo no voy a ocultarme. Será un juego fascinante saber que estás detrás de mí y después se invierten los papeles. No habrá misericordia para nadie, será ganar-matar, tú eliges de qué lado quieres estar.

Si piensas que he estado oculto todo este tiempo, te equivocas. La verdad es que he estado detrás tuyo y ahora dará un vuelco nuestra historia.

¿Sientes eso sobre tu garganta? Es sólo una pequeña cuchilla afilada. Insiste y presionaré más, sólo necesito una razón más para hacerte sentir mejor y mandarte a descansar.

Si me sigues, seré tu sombra; si te inmiscuyes en mi vida, serás la última persona que lea mi historia… Si intentas herirme, yo te voy a asesinar.

#ConfesionesdeMedianoche: ¿Existe alguien como yo?

“No hay dos sin tres” dice la canción… pero a veces es difícil pensar que existe alguien más con las mismas ideas que yo. No tiene que ser exactamente igual, ni que diga que me cree. Basta con saber que esa persona ahí afuera tiene esperanzas en mí como yo en ella.

No estoy hablando de mi otra mitad, no. Estoy hablando de un amigo, un desconocido o alguien de mí familia que simplemente ponga el listón al mismo nivel que yo lo tengo y se den cuenta de lo valioso que es contar con alguien.

Es imposible imaginar que no hay alguien más con la misma palabra en su cabeza, como yo; que simplemente termine las oraciones que he comenzado y me siga el ritmo de la vida para juntos cumplir con los mismos objetivos. Es como si el Sol existiera sin la Luna, ¿Qué pasaría?  

Il moralismo

I moralisti criticano quelli che vivono alla ricerca del piacere. Parlano solo di senso di colpa e di dovere e dicono che la ricerca del piacere é una colpa.

Quando ho fatto il mio dovere ho diritto di cercare il mio piacere. I moralisti rinunciano a tutti i piaceri, eccetto al piacere di intromettersi nel tuo piacere. Dicono che chi ride non é serio.

Io ti dico che chi non ride non é una persona seria. Vogliono vederti vivere soffrendo all’interno delle loro regole. Parlano di etica, solo che ne parlano tanto da non avere il tempo di praticarla.

Ricordati che l’indignazione dei moralisti é invidia con l’aureola.

Autor desconocido

#PalabrasProhibidas: ¿El “novedoso” sistema de telesecundarias que salvará la educación de México?

Comienza el mes de agosto, quedan 3 meses para finalizar el año y la humanidad aún no gana la batalla contra el covd-19. Una de las noticias que esperaba desde hace varios días y que la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó apenas arrancó el mes es la siguiente: “Quizás nunca haya una solución simple para el coronavirus”.

A decir del director general de la ONU, Tedros Adhanom Ghebreyesus, los contagios confirmados se han multiplicado por cinco en los últimos tres meses, una cifra realmente abrumadora. Y aunque varias vacunas se encuentran en la fase 3 de las pruebas clínicas, aún no hay una panacea y tal vez no la haya nunca. Es por ello que cada vez se vuelve más viejo el término “nueva normalidad” simplemente para dejarlo en “normalidad”. ¿Llegará un punto en el cual, el uso del cubrebocas, gel antibacterial y demás medidas de desinfección diaria sean simplemente algo común? Seguro que sí. 

Uno de los sectores más afectados por la pandemia, además del económico y laboral, sin duda es el sector educativo. Es innegable para mí decirles que cuando escuché este 3 de agosto al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, decir que, y cito, “lanzó una idea totalmente novedosa que fue invitar a las televisoras a que se sumaran en un esfuerzo público-privado para lograr la transmisión de los contenidos educativos” no pude hacer nada más que reír por dentro y decir, ¿acaso este señor no conoce el sistema deficiente de telesecundarias, creado en 1968? 

Debo admitir que cuando ingresé a la preparatoria me enfrenté a un deficiente aprendizaje de matemáticas e inglés. ¿Por qué? Sencillo, los maestros llegaban a “prender la televisión”, literal, para que viéramos el contenido de las clases sin siquiera mover un dedo. El problema es que la clase de matemáticas se transmitía de 7:00 a 8:00 de la mañana y ellos llegaban pasadas las 8:00 am. Acto seguido apenas y veíamos la clase de Español. Después la de Inglés simplemente decidían reemplazarla por hortaliza y bordado para hombres y mujeres, respectivamente. No demerito esto, pues era una telesecundaria rural, además que, como jóvenes éramos felices no tomando ciertas clases que son el coco de muchos.

Este lunes, como decía líneas arriba, la Secretaría de Educación de México optó  por firmar con cadenas televisivas para transmitir las clases y que los estudiantes las vean desde sus hogares; es decir, una variación del viejo, empolvado y deficiente sistema de telesecundarias del país: clases televisadas en las que la interacción y retroalimentación entre el alumno y el maestro es nula. ¿Sería más viable las clases por videoconferencia, con interacción de maestros que ya tiene el sistema educativo contratados? Sí y no. Sí, porque habría retroalimentación, y no porque no todos los mexicanos tienen acceso a Internet o una computadora donde tomar las clases. La opción más viable es uno de los medios tradicionales más extendidos en el país: la televisión.

Es así que a partir del 24 de agosto, más de 30 millones de niños de México recibirán sus lecciones a distancia por Televisa y TV Azteca. Televisa pondrá a disposición el Canal 5 donde tendrán clases de primero a tercero de primaria. Por su parte, el canal 7.3 para llevar televisión educativa a todo México desde el inicio del ciclo escolar 24 horas al día, durante 7 días a la semana. La televisión pública, mediante los canales 22 y 11 también apoyarán a la docencia a distancia.

El responsable de los contenidos seguirá siendo la Secretaría de Educación y las televisoras sólo serán difusoras del mismo. Pero, ¿Qué ganan las televisoras? ¿Acaso es una ola de altruismo desmedido por parte de empresarios como Emilio Azcárraga Jean (Televisa) y Benjamín Salinas Sada (TV Azteca)? ¡Juras! No, señor, así no se mueven las cosas en el país. Los 6 canales de televisión cobrarán una “tarifa social” por transmitir el contenido. 

Sin embargo, me quedan aún grandes interrogantes respecto a la transmisión de las clases, que espero compartir o, de lo contrario, me ayude a aclarar, estimado lector: ¿Quién preparó el contenido que se transmitirá?; ¿cuándo se grabó tanto contenido?; ¿cómo se comprobará la retroalimentación?, digo esto porque, si mal no recuerdo, en 2018, un estudio elaborado por el Centro Kumon, determinó que más del 34 % de los estudiantes en el país, que están en nivel medio y superior no comprende lo que lee. Es decir, si un joven desea que su hermano de nivel superior le revise la tarea, ¿cómo estará seguro que es correcta la actividad realizada si él mismo es un analfabeta funcional? ¡Ojo! No sólo hablamos de los jóvenes considerados analfabetas funcionales, sino de los padres de estos niños que están dentro de las estadísticas. 

Para entender esto, la definición de analfabeta funcional viene presentada por el INEGI y se desprende a su vez de la propuesta por la UNESCO, que asegura que “se considera que una persona es analfabeta funcional cuando tiene 15 o más años y cuenta con tres o menos años de educación básica”. Por lo tanto, el INEGI asegura que el 2.8 % de los jóvenes de 15 a 29 años en México son analfabetas funcionales, una cifra que extrapolada al resto de la población arroja un total de 10 millones de personas en nuestro país en esta condición.

Siguiendo con las interrogantes, tenemos por ejemplo: ¿cómo calificaría la SEP las actividades de los alumnos? ¿Ahí sí echará mano de sus maestros en cada entidad? 

Y no conforme con esto, habrá nuevas asignaturas llamadas “Higiene y limpieza del entorno” y “Vida saludable”. 

Sin duda, la pandemia ha puesto “patas arriba” no solo al sector financiero y laboral del mundo entero, sino al sistema educativo. Esperemos que el esta “idea totalmente novedosa”, a decir del presidente – y que yo experimenté más de 15 años atrás-, no se convierta en un gasto más al frágil bolsillo de un México que se hunde en más caso covid-19; más muertes por el virus; menos empleos y menos crecimiento económico; más hambre y pobreza, y menos posibilidades de salir adelante, pero eso sí, ¡Que tiene en desarrollo un tren y un aeropuerto que satisfacen a modo los caprichos de la cuarta transformación! 

*Fernando Castillo es licenciado en Lingüística y productor de noticias de ZER Informativo Colima. Envíale tus comentarios a fernando_castillo@ucol.mx.

Pausa Obligada: el suicidio en medio de la pandemia

Te has preguntado ¿Cómo está tu vecino?, ¿Cómo la está pasando algún familiar lejano con el que casi no hablas?

El confinamiento y el contexto de incertidumbre que se vive, derivado de la pandemia, ha puesto de manifiesto décadas de abandono que podría desencadenar en una elevada tasa de suicidios en el país.

Hablar de suicidios es muy delicado. La razón principal es que el suicidio es un acto multifactorial y no podríamos atribuirlo sólo a una situación específica. Sin embargo, la ONU advierte que el confinamiento ha hecho evidente la falta de atención de muchos países a la salud mental.

Los sectores más vulnerable sin duda son los jóvenes y los adultos mayores debido a la complicada situación económica y emocional que atraviesan durante el confinamiento. 

El secretario General de la ONU, Antonio Guterres, señaló que las personas que corren mayor riesgo actualmente son los trabajadores del sector salud. Enfermeras, médicos y demás personal sanitario trabaja en la primera línea de la pandemia y enfrenta un estrés muy alto. Y no sólo ellos, también las personas con afecciones de salud mental preexistentes a la pandemia son propensos al suicidio durante este confinamiento.

En un reporte publicado en mayo, la Organización de las Naciones Unidas señala que durante las pasadas crisis económicas aumentó el número de personas con problemas de salud mental, dando lugar a mayores tasas de suicidios.

En nuestro país, los mexicanos de entre 20 y 24 años ocupan la tasa más alta de suicidio: 9.3 por cada 100 mil jóvenes. Según cifras del INEGI, el riesgo para los hombres de ese rango es mayor pues la tasa es de 15.1 por cada 100 mil. Las cifras federales indican que el suicidio es la segunda causa de muerte en la población de 15 a 29 años.

Sobre los adultos de 50 a 54 años de edad, la tasa de muerte autoinfligida es de 5.5, mientras la media nacional es de 5.2. Aunque los datos son del 2017, nos da pauta para saber cómo cambiarán las cifras después de la pandemia.

Sin duda, debemos voltear la mirada a las personas que están en riesgo de infligirse daño, las personas que atraviesan por padecimientos psicológicos como la depresión y la ansiedad, pues son las mayores causas de sufrimiento en el mundo, según la ONU.

Antes de la pandemia, tanto la depresión como ansiedad ya costaban a la economía mundial más de un billón de dólares al año. Sólo la depresión afecta a 264 millones de personas en todo el mundo.

Parece nada pero el estar en casa, aislado del mundo que te rodea y de tus seres queridos, son factores que desencadenan en depresión. Y no sólo eso, hay que agregar también los pequeños espacios llamados “casas” que proporciona el Infonavit, los micro salarios (para quienes aún trabajan), estar alejado de la familia o no tener alguna relación afectiva con quien compartir los problemas. Todo esto puede contribuir para que la persona crea que no cuenta con las herramientas suficientes para hacerle frente a sus problemas, a la realidad, es decir, a la pandemia. 

¿Cómo podemos saber si alguien está teniendo este tipo de problema? existen señales, por decirlo así, con las que se puede identificar si algún amigo o familiar está teniendo pensamientos suicidas: mencionar mucho este tema; visualizar la muerte como una opción para resolver problemas; tener hartazgo o falta de interés por actividades cotidianas, así como frustración y una visión pesimista de las cosas que hacen, ya sea en su trabajo o en su hogar.

Otros factores, según expertos en el tema, también pueden ser dejar de asearse, de comer o tener autocuidado personal; aislarse o dejar de convivir con la familia; dormir la mayor parte del tiempo y mostrar un desinterés por hacer una rutina diaria, así como perder comunicación con las demás personas y comenzar a hacer cambios drásticos de su vida como despedirse o regalar pertenencias.

Sin duda es necesario hacer una pausa obligada a todo lo que hacemos y pensar en nuestros vecino, en nuestros familiares o amigos. Darnos cuenta de ¿Qué está sucediendo con ellos?, ¿Cómo están pasando este confinamiento? Si no hemos tenido noticias de ellos, acercarnos y demostrar interés por su estado de ánimo, de salud, llamarles más frecuentes por teléfono, enviar un mensaje de buenos días o preguntar ¿Cómo ha terminado su día? 

*Fernando Castillo es licenciado en Lingüística y productor de noticias de ZER Informativo Colima. Envíale tus comentarios a fernando_castillo@ucol.mx.

Inerte

Releo tus mentiras
Sollozo
Corto el silencio
Suelto una lágrima
No existo más…

Una parte de mí se ha ido
¿A dónde irán tus palabras vacías?
¿Las creerá alguien algún día?

Eres inerte
No te has dado cuenta
Tu cuerpo no siente

¡Despierta!
Yo no soy el frío
era sólo tu reflejo
el de tus sentidos

Publicado originalmente el 28 de septiembre de 2014 a las 11:52 pm

#ConfesionesdeMedianoche: Nunca…

Suena una canción vieja en mi computadora. Intento pasar el tiempo y de reojo ve cómo mis audífonos se mueven como serpiente en el sillón. Giro la cabeza y se han quedado quietos, no hacen nada más que estar ahí inertes. Es paranoia, pienso lentamente cuando me doy cuenta que ahora suena una canción en francés.

¿Cuántas horas han pasado desde la última vez que me había sentido así? Libre, con la cara al aire que me llega del ventilador, me toca los pies y me acaricia los vellos. Así debería comenzar todos mis días: desorientado y curioso. Pero no todos los días son sábados y no todos los sábados son 6. 

Eres un perdón que no estoy dispuesto a aceptar de nuevo y es una oportunidad que no tengo ya en esta vida. Cambiaré de ritmo, cambiaré de arma. Seré yo bajo la aseveración de Adulte & Sexy. No logro sacar de mi cabeza esa frase “chacun peut changer de peau… chacun fait ce qu’il lui faut”.

Pero sans dire un mot, todo es vacío entre la música y yo, sólo escucho lo que dice…

Son mis venas las que me atan a ti ahora… al piso, como la portada de un libro que jamás entenderé porque jamás estaré ahí en el mar, frente a las costas de Barcelona rezando a Santa María mientras la veo a ella convertirse en sal de mar que desaparece con el viento. ¿Viento? ¡Respiro!, pienso, estoy vivo… no sé lo que digo. Mis ideas cambian de dirección cada vez que uno de mis latidos toca mi muñeca y hace saltar la hemoglobina que me da fuerza para estar aquí en la cornisa, escuchando al público aplaudir mi último escalón antes de partir lejos de ti.

Y esta es la idea que cruza por mi cabeza mientras pienso la palabra “nunca”.

Escrito y publicado originalmente el 6 de septiembre de 2014 a las 11:43 PM

Carta 4: Time of the season

Te vi, por un instante supe que seguías ahí. Concentré mis emociones para poder decirte que… ¡no! Grité a mis adentros, no lo hagas, realmente no vale la pena ya, ¿O sí?

Di un paso atrás y media vuelta sin mirar hacia ti, estoy tan cansado de tener que cerrar los ojos, porque aún si me esfuerzo no consigo dejarte ir. ¿Qué tenemos pendiente? Cartas, hechos, momentos, retratos, pensamientos, secretos… “lo lamento mucho, nunca debí dejarte ir” espeté.

Tal vez no sé lo que hago pero creo que es lo correcto. La idea de estar aquí, en este agujero negro sin ti no va conmigo. Tengo que salir y recuperarme antes que tú te pierdas en mí.

¿Entiendes? Sé que resistes a todo lo que el tiempo te ha puesto ahora enfrente. Yo haré entonces lo mismo por mí.

Puedes llamarme, escribirme al viento historias que sólo durarán unas cuantas horas… ten por seguro que las leeré. O sólo deja tu marca puesta en pie y sabré que la revolución surtió frutos.

Recuerda, no hay nada más verdadero que la belleza del amor libre. Las fotografías se han ido ya, he quemado un sinfín de recuerdos pero aún así, sigues ahí. Eventualmente desaparecerás.