Pausa Obligada: el suicidio en medio de la pandemia

Te has preguntado ¿Cómo está tu vecino?, ¿Cómo la está pasando algún familiar lejano con el que casi no hablas?

El confinamiento y el contexto de incertidumbre que se vive, derivado de la pandemia, ha puesto de manifiesto décadas de abandono que podría desencadenar en una elevada tasa de suicidios en el país.

Hablar de suicidios es muy delicado. La razón principal es que el suicidio es un acto multifactorial y no podríamos atribuirlo sólo a una situación específica. Sin embargo, la ONU advierte que el confinamiento ha hecho evidente la falta de atención de muchos países a la salud mental.

Los sectores más vulnerable sin duda son los jóvenes y los adultos mayores debido a la complicada situación económica y emocional que atraviesan durante el confinamiento. 

El secretario General de la ONU, Antonio Guterres, señaló que las personas que corren mayor riesgo actualmente son los trabajadores del sector salud. Enfermeras, médicos y demás personal sanitario trabaja en la primera línea de la pandemia y enfrenta un estrés muy alto. Y no sólo ellos, también las personas con afecciones de salud mental preexistentes a la pandemia son propensos al suicidio durante este confinamiento.

En un reporte publicado en mayo, la Organización de las Naciones Unidas señala que durante las pasadas crisis económicas aumentó el número de personas con problemas de salud mental, dando lugar a mayores tasas de suicidios.

En nuestro país, los mexicanos de entre 20 y 24 años ocupan la tasa más alta de suicidio: 9.3 por cada 100 mil jóvenes. Según cifras del INEGI, el riesgo para los hombres de ese rango es mayor pues la tasa es de 15.1 por cada 100 mil. Las cifras federales indican que el suicidio es la segunda causa de muerte en la población de 15 a 29 años.

Sobre los adultos de 50 a 54 años de edad, la tasa de muerte autoinfligida es de 5.5, mientras la media nacional es de 5.2. Aunque los datos son del 2017, nos da pauta para saber cómo cambiarán las cifras después de la pandemia.

Sin duda, debemos voltear la mirada a las personas que están en riesgo de infligirse daño, las personas que atraviesan por padecimientos psicológicos como la depresión y la ansiedad, pues son las mayores causas de sufrimiento en el mundo, según la ONU.

Antes de la pandemia, tanto la depresión como ansiedad ya costaban a la economía mundial más de un billón de dólares al año. Sólo la depresión afecta a 264 millones de personas en todo el mundo.

Parece nada pero el estar en casa, aislado del mundo que te rodea y de tus seres queridos, son factores que desencadenan en depresión. Y no sólo eso, hay que agregar también los pequeños espacios llamados “casas” que proporciona el Infonavit, los micro salarios (para quienes aún trabajan), estar alejado de la familia o no tener alguna relación afectiva con quien compartir los problemas. Todo esto puede contribuir para que la persona crea que no cuenta con las herramientas suficientes para hacerle frente a sus problemas, a la realidad, es decir, a la pandemia. 

¿Cómo podemos saber si alguien está teniendo este tipo de problema? existen señales, por decirlo así, con las que se puede identificar si algún amigo o familiar está teniendo pensamientos suicidas: mencionar mucho este tema; visualizar la muerte como una opción para resolver problemas; tener hartazgo o falta de interés por actividades cotidianas, así como frustración y una visión pesimista de las cosas que hacen, ya sea en su trabajo o en su hogar.

Otros factores, según expertos en el tema, también pueden ser dejar de asearse, de comer o tener autocuidado personal; aislarse o dejar de convivir con la familia; dormir la mayor parte del tiempo y mostrar un desinterés por hacer una rutina diaria, así como perder comunicación con las demás personas y comenzar a hacer cambios drásticos de su vida como despedirse o regalar pertenencias.

Sin duda es necesario hacer una pausa obligada a todo lo que hacemos y pensar en nuestros vecino, en nuestros familiares o amigos. Darnos cuenta de ¿Qué está sucediendo con ellos?, ¿Cómo están pasando este confinamiento? Si no hemos tenido noticias de ellos, acercarnos y demostrar interés por su estado de ánimo, de salud, llamarles más frecuentes por teléfono, enviar un mensaje de buenos días o preguntar ¿Cómo ha terminado su día? 

*Fernando Castillo es licenciado en Lingüística y productor de noticias de ZER Informativo Colima. Envíale tus comentarios a fernando_castillo@ucol.mx.

Inerte

Releo tus mentiras
Sollozo
Corto el silencio
Suelto una lágrima
No existo más…

Una parte de mí se ha ido
¿A dónde irán tus palabras vacías?
¿Las creerá alguien algún día?

Eres inerte
No te has dado cuenta
Tu cuerpo no siente

¡Despierta!
Yo no soy el frío
era sólo tu reflejo
el de tus sentidos

Publicado originalmente el 28 de septiembre de 2014 a las 11:52 pm

#ConfesionesdeMedianoche: Nunca…

Suena una canción vieja en mi computadora. Intento pasar el tiempo y de reojo ve cómo mis audífonos se mueven como serpiente en el sillón. Giro la cabeza y se han quedado quietos, no hacen nada más que estar ahí inertes. Es paranoia, pienso lentamente cuando me doy cuenta que ahora suena una canción en francés.

¿Cuántas horas han pasado desde la última vez que me había sentido así? Libre, con la cara al aire que me llega del ventilador, me toca los pies y me acaricia los vellos. Así debería comenzar todos mis días: desorientado y curioso. Pero no todos los días son sábados y no todos los sábados son 6. 

Eres un perdón que no estoy dispuesto a aceptar de nuevo y es una oportunidad que no tengo ya en esta vida. Cambiaré de ritmo, cambiaré de arma. Seré yo bajo la aseveración de Adulte & Sexy. No logro sacar de mi cabeza esa frase “chacun peut changer de peau… chacun fait ce qu’il lui faut”.

Pero sans dire un mot, todo es vacío entre la música y yo, sólo escucho lo que dice…

Son mis venas las que me atan a ti ahora… al piso, como la portada de un libro que jamás entenderé porque jamás estaré ahí en el mar, frente a las costas de Barcelona rezando a Santa María mientras la veo a ella convertirse en sal de mar que desaparece con el viento. ¿Viento? ¡Respiro!, pienso, estoy vivo… no sé lo que digo. Mis ideas cambian de dirección cada vez que uno de mis latidos toca mi muñeca y hace saltar la hemoglobina que me da fuerza para estar aquí en la cornisa, escuchando al público aplaudir mi último escalón antes de partir lejos de ti.

Y esta es la idea que cruza por mi cabeza mientras pienso la palabra “nunca”.

Escrito y publicado originalmente el 6 de septiembre de 2014 a las 11:43 PM

Carta 4: Time of the season

Te vi, por un instante supe que seguías ahí. Concentré mis emociones para poder decirte que… ¡no! Grité a mis adentros, no lo hagas, realmente no vale la pena ya, ¿O sí?

Di un paso atrás y media vuelta sin mirar hacia ti, estoy tan cansado de tener que cerrar los ojos, porque aún si me esfuerzo no consigo dejarte ir. ¿Qué tenemos pendiente? Cartas, hechos, momentos, retratos, pensamientos, secretos… “lo lamento mucho, nunca debí dejarte ir” espeté.

Tal vez no sé lo que hago pero creo que es lo correcto. La idea de estar aquí, en este agujero negro sin ti no va conmigo. Tengo que salir y recuperarme antes que tú te pierdas en mí.

¿Entiendes? Sé que resistes a todo lo que el tiempo te ha puesto ahora enfrente. Yo haré entonces lo mismo por mí.

Puedes llamarme, escribirme al viento historias que sólo durarán unas cuantas horas… ten por seguro que las leeré. O sólo deja tu marca puesta en pie y sabré que la revolución surtió frutos.

Recuerda, no hay nada más verdadero que la belleza del amor libre. Las fotografías se han ido ya, he quemado un sinfín de recuerdos pero aún así, sigues ahí. Eventualmente desaparecerás.

Cocina fácil para solteros

Si has decidido independizarte y no sabes qué cocinar, este artículo es definitivamente para ti.

Es muy probable que los primeros días te vayas por la comida rápida y pedir cada dos días pizza o algo por el estilo. Conforme vayan pasando los días te darás cuenta que no es costeable y sobre todo que extrañes los guisos de mamá o tu abuela.

Aunque siempre habrá ocasiones en regreses a casa de mamá para visitarla y traerte uno que otro platillo preparado para llevar, lo ideal es te prepares tus propios alimentos en casa.

Vivir solo es una gran responsabilidad y una de ellas implica surtir la despensa, cocinar día a día y alimentarte correctamente, no solo con el sabor y textura adecuados, sino también en cuanto a nutrición y economía.

Aquí te dejo algunos consejos para que comiences a organizar tus comidas y tu despensa.

  • Primero elige los platillos que consideres poco complicados de hacer.
  • Compra un cuaderno o carpeta especial y anota todos los ingredientes y las instrucciones paso a paso.
  • Planifica tu menú para la semana, que sea algo diferente pero sencillo cada día; además de que ayudará para hacer tu lista del súper, ahorrarás al comprar lo necesario.
  • En tu lista no deben faltar los básicos: pasta, harina, azúcar, sal, atún, entre otros.
  • Ten en el congelador algunos alimentos pre cocinados que al combinarlos con otros ingredientes puedes obtener platillos deliciosos, te sacan de apuros y ahorras tiempo; algunos pueden ser: vegetales, tacos, pollo.
  • De preferencia, organiza y elige un día o dos para cocinar lo de toda una semana.
  • Lee cada receta con cuidado y síguela al pie de la letra.
  • Compra, si es necesario un clip o una base especial donde colocar la receta para que la puedas estar viendo y así no descuides tu guiso o manches tus apuntes.
  • Saca de la despensa los ingredientes y utensilios que necesitarás, para elaborar tu receta y ponlos a la mano.
  • Aprende a hacer primero aquellos alimentos que puedas combinar con cualquier cosa como con pollo, carne o verduras: salsa de tomate, aderezos, etc.
  • Si la receta que vas a elaborar pide picar, moler, machacar o batir algunos ingredientes, lo puedes hacer desde el principio y ponerlos en platitos o recipientes para tenerlos listos al momento en que tengas que utilizarlos.
  • Asegúrate también de poner en la lista de la despensa uno o dos trapos para limpiarte cuando estés cocinando y un bote de basura pequeño.
  • Cuando estés cocinando, deposita las vasijas y ollas que vayas utilizando en el fregadero y lávalas conforme las vayas ensuciando, así no tendrás todo amontonado.

Recetas de cocina

Te dejamos esta lista de recetas por categoría para preparar en tu casa de forma fácil y rápida, además de que son baratas y nutritivas.

Si deseas conocer más recetas haz click aquí.

(te recomendamos que hagas click en el título de la categoría para ver más detalles de las recetas que tenemos para ti)

Recetas de ensaladas.

Recetas de carnes y Aves.

Recetas de Postres.

Recetas de Guarniciones.

Recetas de Pescados y Mariscos.

Recetas de Pastas.

Recetas de Sopas.

Recetas Saludables.

Recetas de Salsas.

Recetas de Bebidas.

Plantas aromáticas más usadas en la cocina

Las plantas aromáticas son un ingrediente muy importante en la cocina y le dan un toque especial cuando son tomadas frescas, directamente de la planta. Sin embargo, hay que saber escoger cuál tener en casa, cuánto debemos usar en cada platillo. Recuerda, el objetivo no es enmascarar el sabor de la comida, sino que armonicen.

Hay muchos tipos diferentes de plantas aromáticas, pero principalmente se dividen en frescas y secas o deshidratadas.

  1. Albahaca. Generalmente se suele utilizar fresca debido a su delicadeza, de manera que se añade antes de servir para que no pierda textura. También podemos encontrarla, aunque menos frecuentemente, en guisos y salsas.
    Una de las recetas más famosas con esta hierba es la salsa pesto.
  2. Cilantro. Caracterizada por su fuerte sabor, se trata de una de las plantas aromáticas más utilizada en todo el mundo. Además, a todas sus partes se les puede dar uso: el tallo para la sopa, las hojas para las salsas o como decoración…¡muy recomendable!
  3. Eneldo. Su sabor es dulce y con un ligero toque anisado que combina igual de bien con pescado que con carne, así como con el limón y el vinagre.Esta planta aromática no debe utilizarse en proporciones demasiado grandes porque es muy potente y le restaría protagonismo al resto de ingredientes.
    De los platos más conocidos con eneldo podemos destacar el salmón marinado, característico de la cocina nórdica.
  4. Hinojo. Al igual que el cilantro, puede utilizarse toda la planta. El bulbo se suele usar como hortaliza para los guisos, los tallos y las hojas picadas actúan como aromatizante y las semillas, si se dejan secar, son ideales para especiar debido a que contienen la esencia del hinojo.
  5. Laurel. Las hojas del laurel vienen muy bien para preparar comidas de cocción lenta como lentejas, arroces, estofados o guisos. También se utiliza en la elaboración de pescados y mariscos, para aromatizar aceites y vinagres, y en el proceso de escabechar.
  6. Menta. Refrescante, algo picante y de fuerte sabor, la menta nos produce una sensación de frío que estimula el apetito. Se utiliza, junto con la hierbabuena, en repostería y platos dulces; sin embargo, también podemos encontrarla en ensaladas, acompañando verduras y carnes, aromatizando salsas o sopas y, por supuesto, en el proceso de elaboración de helados y licores.
  7. Perejil. Esta es otra de las plantas aromáticas más utilizadas en la gastronomía, debido a que casa prácticamente con cualquier plato. En países latinos es raro no encontrar una salsa con este ingrediente, como ocurre con la guasacaca venezolana, el chimichurri argentino o el guacamolemexicano. También se puede preparar en infusión, ya que tiene las propiedades de ayudar a una buena digestión, o añadir simplemente como elemento decorativo.
  8. Romero. Un habitual en la cocina mediterránea, ideal para la preparación de carnes, asados, guisos y salsas. Esto se debe al particular aroma con el que impregna estos platos, potenciando su sabor.Los usos del romero son variados, ya que también se utiliza como planta medicinal y en la elaboración de aceites e infusiones.
  9. Tomillo. De esta hierba dulce y amarga a partes iguales lo que se utiliza, principalmente, son sus hojas. Su sabor encaja bien con carnes, aves, verduras, guisos. En la gastronomía extremeña, por ejemplo, es un ingrediente básico de los adobos y estofados.
  10. Orégano. Tiene un sabor muy intenso y combina bien con casi todo. Su uso más frecuente es como aromatizante para pizzas, arroces, carnes, pescados, verduras, etc. Se trata de una hierba típica en la gastronomía italiana, imprescindible a la hora de preparar focaccia y lasañas, así como platos con quesos tipo mozzarella.
    Junto con el tomillo, son dos de las plantas aromáticas que constituyen la mezcla de hierbas provenzales.

Cultivar plantas aromáticas en casa

La mayoría de las plantas aromáticas mencionadas son muy sencillas de cultivar en casa, como la albahaca, el cilantro, la menta o el perejil. Esto se debe a que no requieren unas condiciones demasiado específicas (aunque sí mínimas) para que puedan crecer sanas.

En general, los principales problemas que impiden el correcto desarrollo de nuestras plantas aromáticas son:

  • La luz
  • La aireación

Si bien es cierto que no todas necesitan, por ejemplo, la misma cantidad de luz, no todas las viviendas cuentan con terrazas, balcones o jardines. Además, las personas que no viven en el campo carecen de espacio físico para realizar plantaciones, por lo que tienen que recurrir a maceteros, cosa que tampoco beneficia a la planta.
Es por eso que en algunas ciudades, como Madrid, se ha comenzado a fomentar el cultivo de plantas aromáticas en las azoteas de los edificios.

Y es que el uso de hierbas de este tipo no es sólo una cuestión gastronómica, sino también de salud. Todas tienen ciertas propiedades medicinales beneficiosas y agregarlas a nuestra dieta es algo imperativo.
En definitiva, no cabe duda de que cocinar es un arte y que, utilizando plantas aromáticas y especias, lo hacemos el doble de especial.

#CineVintage: El Quinto Elemento

Prefacio fatalista: si usted está leyendo estas palabras quiere decir que el mundo aún no ha llegado a su fin.

Desde siempre el hombre ha investigado dos cosas sobre su existencia: El cómo y el cuándo… inicio y final. Las dudas de “cómo inició todo” y “cuándo terminará” invaden cada célula vida sobre la tierra.

Pero como dice José José… “Ya lo pasado pasado”. Es por ello que yo -personalmente- le doy más relevante al destino final de nuestra diminuta existencia.

Por eso, la recomendación de esta semana es sin duda El Quinto Elemento. Y aunque parece toda una producción estadounidense -con todo y Bruce Willis-, las gracias y aplausos debemos darlas al productor francés Patrice Ledoux y al guionista Luce Besson.

Es por este último punto que esta película se vuelve imprescindible y altamente recomendable, pues podemos apreciar una visión futurística y a la vez apocalíptica de la humanidad pero desde el punto de vista “del otro lado del charco”.

La rara pero elogiada cinta, de cierta forma nos muestra cómo ven los europeos el futuro de la humanidad. Quizás uno de sus atractivos más importantes es que deja de lado el estereotipo futurista al no utilizar sólo los típicos “autos voladores”. Muestra un futuro híbrido donde se intenta conservar la arquitectura y modas épocas pasadas pero dentro de grandes naves espaciales.

Sin embargo, debemos admitir que todos recordamos -entre las primeras escenas- la huida de Leeloo, cuando ésta atraviesa sin más un muro que “evidentemente” está construido con papel aluminio. Y podemos pensar “¡Qué falta de presupuesto!”, pero esa es la respuesta correcta; no todas las producciones hechas fuera de Estados Unidos logran trascender como lo ha hecho El quinto elemento -casi endiosado por los productores europeos-.

Así que si quieres ver una producción futurista, osada y un poco cómica de nuestro “devastador final”, intenta conseguir esta película -rentada o prestada- para que la veas este fin de semana… antes que sea demasiado tarde.

———————————————————-

*Título original en inglés: The Fifth Element

Actores: Bruce Willis, Milla Jovovich, Gary Oldman, Ian Holm, Chris Tucker.

Productor: Patrice Ledoux

Guión: Luc Besson, Robert Mark Kamen

Sobre esta columna: En este espacio semanal, cada viernes recomendaré una película de épocas pasadas y, si es muy buena, del presente.

Comenzar a creer

¿Vivir siendo uno mismo? Esta es una pregunta que me han hecho casi todo el tiempo de manera anónima en una página cuyo lema es “Descubre lo que la gente quiere saber sobre ti.”

“¿Eres tú mismo o finges ser alguien más?”

Vivo siendo yo mismo. Si llamo la atención, es porque mi forma de ser es peculiar, tengo temas de conversación poco comunes, siempre trato de dar un punto de vista pensado y no impulsivo. Si me dijeran que resumiera mi vida en una sola palabra sería “creer”. A veces, me ha sucedido que dejo de creer en mí mismo y todo comienza a irse en picada; es como si el capitán – yo- diera un giro inesperado y mandara todo a la chingada, por la borda pues. Cuando veo que todo se va al fondo del mar si no hago nada, lo más inteligente que sé hacer es comenzar a creer en mí. Sacar el agua del barco y mantenerlo a flote hasta llegar a tierra firme.

Es creer o no creer en mí. Y eso es lo que voy a tratar de dejar ahora en ustedes. Comenzar a creer en cosas que los demás a veces nos trae cosas buenas. Símbolo de confianza y seguridad. Aunque a veces no crea en las cosas que hago me doy cuenta que es porque suelo ser muy perfeccionista, que no me satisfacen mis resultados. Pero cuando alguien más los ve, simplemente su expresión es “¡Wow!”. Ese es el valor que tenemos que tomar en cuenta, la opinión de los demás. La perfección que buscamos, muchas veces -si no es que la mayoría- no llegará porque somos demasiado exigentes.

Es bueno ser exigente con nuestros logros y desempeños, pero no al grado de imposible. Lo imposible se vuelve nuestro pan de cada día y es lo que comienza a hacernos creer que no podemos, después dejamos unir el barco y se vuelve un círculo vicioso del que no saldremos nunca. Ya lo comprobé. Deduje que entonces no hay que tomarle tanta seriedad al asunto, porque enferma; no hay que dejar en saco roto muchas cosas, porque repites errores, y no hay que copiar las metas de los demás, porque terminas dejando tu originalidad de lado.

¿Cuál es la fórmula? No existe. Una fórmula termina siendo la base para encontrar un resultado único y ese resultado único tiende a ser algo “perfecto”, sí entre comillas. Sí todos buscamos ese algo perfecto terminamos yendo por lo mismo y dejamos la originalidad de lado. No todos somos el número uno en la lista, hay un 2, 3, 4, y así sucesivamente. Esto no significa que los que están después sean mediocres o lo sigan. Simple y sencillamente que tienen su lugar y si eso les hace cómodo y satisface, está bien. A mí me satisface el lugar en el que estoy. Sé que no soy el número uno pero tampoco soy un 100. Soy optimista porque me quiero a mí mismo y porque me veo como alguien que está entre una multitud parando la mano con una idea original, con un concepto diferente a lo que dictamina las tendencias sociales.

Seguramente dirás “Sí, vale, te creo… pero te conozco y sé que no eres así”. Y sabes por qué no ves eso alguien más -dejando de lado que sea yo-. ¿Sabes por qué? Porque simple y sencillamente sólo tratas de ver sus logros como algo que tú no tienes. Y es correcto, no lo tienes, pero qué haz hecho para lograrlos -valga la redundancia-. Exacto, nada. Lo único que has hecho es envidiarlo. Si no te satisfacen los logros que tienes y quieres los que tiene alguien más, no luches por los que él tiene. Lucha por los que tu quieres. No es lo mismo la grandeza y la riqueza de tu mejor amigo a la que tu imaginas. Es un ejercicio sencillo: Piensa en un perro. ¿Listo? Bueno yo pensé en un Retriever y estoy seguro que no pensaste en ese perro sino en uno que a ti te gusta. ¡Exacto! Si es el que tu quieres por qué anhelas el mío. Creo que ya estás entendiendo.

Toma lápiz y papel para que hagas una lista de tus logros, tuyos de ti y no del vecino, de tu jefe o de tu hermano. Digo lápiz y papel porque se vale borrar, corregir… algo así como caer y levantarse. Tampoco pongas el listón muy alto. A veces eso nos desanima también.

Yo lo hice, pero compré una libreta enorme porque sé que son muchos los proyectos que quiero y tengo. La verdad aún me quedan muchas hojas blancas, pero es porque no quiero plasmar ideas que voy a dejar en espera. Prefiero cumplir uno a uno y tener la satisfacción de que dediqué el tiempo necesario sin presión porque venga oro proyecto.

Justo ahora, creí en un proyecto que tenía en la cabeza, lo escribí, apenas parece cumplirse. Poco a poco, pero parece cumplirse. Así sucede. Pese a toda la fuerza negativa que hubo sobre él, se cumplió. Hubo quien dijo que no sería posible. El primer paso ya se dio. Ahora hay que hacerlo crecer y que dé frutos. No malgastes tu cerebro en proyectos de alguien más, que ese esfuerzo sea para tu beneficio propio.

Publicado originalmente el 1 de abril de 2015 a las 8:51 PM