Los últimos tirantes que recuerdo en mi vida son unos de elástico que mi mamá me compró cuando tenía 7 años. Eran para que los pantalones no se me cayeran porque me quedaban algo grandes. De ahí en más no... Seguir leyendo →