Premio a la morosidad

<<Sin trabajo duro y disciplina es difícil ser un profesional de primera>>

Jahangir Khan

Por todos lados nos hablan de disciplina. En la escuela, por ejemplo, el niño debe ser disciplinado; los deportes son “disciplinas” que uno debe practicar y en el ejército la disciplina es fundamental.  Si un niño se porta mal en cualquier lado, el comentario principal que sale a flote es “Es un niño indisciplinado”. Y, por ende, cuando no se cumple con lo que va dentro de la disciplina, hay un castigo, si no se cumple con los aspectos de un deporte, se sanciona; si en el ejército hay rebeldía, se realiza un castigo, y en la educación, uno reprueba si no es disciplinado para estudiar.

Pero si de disciplina financiera se trata, todos hacen caso omiso de sus obligaciones. Estamos mal educados en ese sentido. ¿A qué viene esto? Recientemente el Congreso local aprobó ampliar el plazo de pago del holograma  y subsidio a la tenencia, SIN MULTA NI RECARGOS.

¿Qué están haciendo nuestros diputados? ¡Incentivando la indisciplina, la desobediencia!

Si compramos a mensualidades en una tienda o pedimos un préstamo bancario, y no cumplimos con los pagos como debe ser, hay una debida sanción –entiéndase como intereses- por no cumplir a algo a lo que dijimos estaríamos obligados a hacer. Esto es exactamente lo mismo que sucede con los contribuyentes, de los cuales dicen “hay un número considerable que no han realizado su pago con oportunidad”, es decir, no han cumplido con sus obligaciones.

Y bajo la tonta idea de sentirse obligados, los diputados buscan “mecanismos para apoyar el bolsillo y poder adquisitivo de los colimenses”. Si este fuera su objetivo, déjenme decirles que pueden legislar para que las empresas paguen mejor a sus empleados, que les otorguen las prestaciones que de ley les corresponden o sancionarlas en ese sentido. Esas son “acciones reales que generan un beneficio”.

textil-construccion-sectores-más-morosidad-810x490

Si alguien no cumple con sus obligaciones debe haber repercusiones puesto que los ciudadanos que si cumplimos en tiempo y forma con nuestros pagos, apretándonos el cinturón en gastos extras que queremos hacer, ya sea comprarse unos zapatos nuevos o una camisa, nos aguantamos las ganas para pagar a tiempo nuestros impuestos; y enterarnos que a quienes no cumplen a tiempo se les “perdona” los recargos para que al final paguen lo mismo que nosotros, desmotiva para hacerlo.

Es como si yo estudio todo el semestre para aprobar y alguien no; acto seguido, al final el profesor le dice “te perdono que no hayas estudiado, haz este examen y pasas con la misma calificación”. ¿Qué ocasiona? Que quien estudia a tiempo y bien, se haga holgazán pues al final de cuentas se le tratará igual que si le echa las ganas debidas.

Y no solo sucede con el holograma y la tenencia, lo extrapolan a otras áreas como el pago de agua, pago del predial, etc.

Desmotiva cumplir con las obligaciones el simple hecho de saber que mi vecino tiene agua todo el año o más que yo, pese a que no ha pagado por el servicio. Y sí, ya sé que desde 2010, es derecho humano el agua y saneamiento, pero ¡carajo! Alguien tiene que pagar por el entubado y demás, ¿no lo creen?

Yo me pregunto, si saben que los ciudadanos no pueden pagar a inicio de año los servicios públicos, porque se gasta el aguinaldo en caguamas para Año Nuevo, ¿Por qué no cambian mejor la fecha de pago para que todos cumplan a la par? ¿Todos felices y contentos no? ¡Pues no! Porque el reparto de utilidades lo usan para el Día del Maestro y otras fechas absurdas, en lugar de cumplir con sus obligaciones.

Y sin embargo nos seguimos quejando que el gobierno no cumple con su parte de arreglar las avenidas, de colocar señalamientos, de pasar por la basura a tiempo. ¿Si saben que todo eso se paga de nuestros impuestos? Cada ciudadano está obligado, es decir, tiene que disciplinarse y acoplarse a cumplir con su país, para aportar un cachito y que este se sume entre todos para satisfacer nuestras propias necesidades. Unos cuantos organizan esas necesidades –los funcionarios de gobierno- mientras que el resto pagamos para que se apliquen –nosotros-.

Si no se pagan los impuestos, simplemente seguiremos en la misma situación en la que se encuentra actualmente el país. Y si estás pensando que mejor no los pagas porque los funcionarios se lo roban, esa es harina de otro costal, pues ahí lo que debemos demandar es que cumplan con su trabajo, y si no, que se vayan.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s