Existe un síndrome llamado “Síndrome del Pensamiento Acelerado” que afecta a los niños debido a las influencias inocentes en las que es inmerso en el hogar. Algunas de ellas son alentarlos a tener novia a temprana edad, o aceptar que la tienen y hablar del tema como si se tratase de un adulto, vestirlos con ropa que no es de su edad y exponerlos a la sexualidad explicita en videos musicales, series de televisión o películas.

Hace años había marcadores culturales que determinaban las edades en que ciertos comportamientos eran apropiados. Ahora esos marcadores han desaparecido o se han movido hacia abajo y cuando se trata a los niños como si ellos fueran adultos se hace más difícil el establecer límites a su comportamiento adolecentes a lo largo del camino

En resumen, el síndrome del niño acelerado priva a los niños de su niñez y los pone en un calendario antinatural que es nocivo para su salud física y mental. Permítales a los niños que sean niños.