Es inevitable para mí desahogar estas palabras que la mayoría de mis amigos me han transmitido a lo largo de estas últimas dos semanas. A la llegada de las vacaciones los titulares de todos los medios coincidían en una palabra: operativo. Por aquí y por allá, patrullas, tránsitos, paramédicos, salvavidas y demás, todos coordinados para dar la seguridad que los turistas se merecen.

Pero, ¿por qué sólo nos merecemos seguridad en tiempo vacacional?, o ¿por qué sólo se merecen seguridad los turistas?

Transcurrieron los Días Santos y con ello diversos incidentes que para mí opacan el saldo blanco reportado por las diversas autoridades.

Primero, cabe definir que el color blanco denota difierentes significados, dependiendo de la cultura de la que se hable. Aunque hoy en día el blanco es el color universal de la paz, también significa muerte o un estado inactivo en China. De ahí que vistan de blanco para asistir a un funeral y que eviten usar sábanas blancas, para no tener presente este acto durante sus sueños.

Y como decía líneas atrás, sucedieron varios incidentes que no fueron reportados denro del periodo vacacional pero que sucedieron en ese lapso. Primero, el asesinato de un hombre en una enramada de Tecomán, por una disputa familiar; desde mi óptica, esto es algo que atañe al periodo vacional. Además, un par de robos a casa habitación de varios conocidos, que suceden debido a que decidieron ir a la playa por uno o más días, así como cristalazos en los estacionamientos de centros comerciales.

¿Por qué no se reporta esto como saldo de vacaciones durante los días que suceden? o ¿no  debería tomarse en cuenta como saldo de vacaciones sólo porque no son ahogados en playas? Es sencillo, la satisfacción de cualquier autoridad cuando a término de un periodo vacacional se refiere es pronunciar dos palabras mágicas: saldo blanco, la ausencia de muertos a casua de vacaciones.

En serio es fácil reportar saldo blanco cuando es evidente la creciente ola de actos vandálicos que suceden como resultado de las vacaciones: robos a casa habitación, asaltos en centros comerciales a turistas y locales. ¿Quién paga el “saldo blanco” de las múltiples tiendas y empresarios asaltados en estas vacaciones?

Esta es la razón por la cual cada mexicano reclama justicia, seguridad y la desaparición de la impunidad y corrupción que impera en el país.


 *Licenciado en Lingüística por la Facultad de Letras y Comunicación. Productor de Noticias de ZER Informativo Colima, director general de Información de El Centinela de Colima, colaborador de la revista Vida & Mujer, Colima XXI, El Comentario Semanal y Manzanillo News. Envíame tus comentarios a fernando_castillo@ucol.mx o sígueme en Twitter como @skidder89. También puedes consultar mis columnas en http://www.palabrasprohibidas.com.