Fernando Castillo*

El problema principal para quienes viven en Villa de Álvarez es “El Oscurantismo”. Sí, así como lo lee, pero por la falta de alumbrado público en muchas colonias –por no decir todo el municipio-. Esto se ve reflejado en las quejas de la ciudadanía, que continuamente recibo en ZER Informativo de Colima, que conduce Ramón Santana Zamora. Ya va un año de la administración villalvarense y aún no hay respuesta a este compromiso de campaña.

Sobre ello, Raúl Arredondo, director de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Villa de Álvarez, asegura que ya tienen un suministro de lámparas (focos) y que las están colocando en las zonas que ellos están detectando conforme los reportes de la ciudadanía. Una semana y media es el plazo que se puso para completar las peticiones –así que cuenten los días-.

La recomendación para la ciudadanía es que cada miércoles ciudadano, insistan a los funcionarios de Villa de Álvarez este mal que aqueja a todos, y que además derivan de ello la inseguridad y robos, mal que muchos ciudadanos han sufrido en La Villa.

La Reserva, La Comarca y otras que están rumbo al Espinal, y que carecen de alumbrado público es porque, a decir del arquitecto Raúl Arredondo, no están municipalizadas. Pero, ¿Por qué no están municipalizadas? ¿A quién le corresponde obligarlos para que sean municipalizadas? Sencillo, los constructores deben pagar sus adeudos a CFE -porque les cortaron la luz por falta de pago-. Constructores o fraccionadores que han hecho del delito un deleite al no cumplir con sus obligaciones y pasarse por alto este problema.

Por una parte, los ciudadanos pagamos el DAP, es decir, el Derecho de Alumbrado Público, en el recibo de la luz –aunque no tenga alumbrado público en su colonia-. La “no municipalización de una colonia” es ya un cuento que se ha venido leyendo desde las últimas administraciones, pero, repito, ¿De quién es la responsabilidad? Porque los habitantes pagan sus servicios tal cual su colonia estuviera municipalizada y, por si fuera poco, pagan por espacios denominados “ZONA RESIDENCIAL”, cuando de residencial tienen sólo el nombre y son simples casas de interés social.

14502712_1289551507735147_7636726937796591188_n

Alguien tiene que pagar los platos rotos que surgen del cobijo del amiguismo en las administraciones y no necesariamente tienen que ser los ciudadanos. Esto sólo merma la calidad de vida. Esperemos pronto llegue el “Siglo de las Luces” a nuestro querido Villa de Álvarez pues va un año de administración, amigos, y quedan dos… ¿Tienen seguro un nuevo cargo? Si deciden lanzarse por algo más, recuerden  que las administraciones y puestos de gobierno son como la rueda de la fortuna: a veces se está arriba y otras veces muy abajo, si no es que te bajan porque se terminó tu boleto.

**Licenciado en Lingüística por la Facultad de Letras y Comunicación. Productor de Noticias de ZER Informativo Colima, director general de Información de El Centinela de Colima, colaborador de la revista Vida & Mujer y Manzanillo News.