Triste la noticia que leo esta mañana, quizás tarde, quizás no, pero es triste saber que a Enrique Michel le presten más atención los medios de comunicación que a dos, tres o miles de colimenses más que han denunciado despojo de sus pertenencias, esas que con el sudor de su frente se han comprado, privándose de salidas, diversión e incluso una mejor alimentación. No denigro a los medios que le prestan atención pero, señores, hay más sociedad que la política, esa que les dio su voto para que estuvieran donde están. Y todo ¿Por qué? Por las promesas de vivir mejor, seguros y felices. En pocas palabras íbamos a vivir en un mundo maravilloso, como el pinche Pérez, protagonista de una sátira política.

No estamos muy distantes de las jaladas que el filme trata, tales como ¡Pretender acabar con la pobreza por decreto! o ¡Considerar a la pobreza como delito! –bueno esto último no, pero creo que sería el colmo, aunque con los comentarios de ciertos funcionarios inútiles que dicen que 5,000 pesos ajustan para vivir feliz y contento, como que deja muchas dudas-.

Pero bueno, esto no pasa en México y mucho menos en Colima, aunque hasta en colonias de “alto nivel” como Altozano y donde vive el señor gobernador soberano del estado de Colima, con toda la parafernalia que lleva su cargo.

Regresando al robo de la camioneta del señor Enrique Michel me pregunto: ¿Qué va hacer la autoridad al respecto? ¿Le van a dar el mismo trato inhumano que le dan al resto de la población o le van a comprar su camioneta y regresársela, para deducirla de impuestos? O ¿Le van a rentar una como la del gober?

Que por cierto, dicho sea de paso, los datos del arrendamiento millonario de Yukon Denali 2016 –cuyo costo normal supera el millón de pesos- simplemente no pueden ser revelados por motivos de seguridad; entre los datos se encuentran el costo mensual y detalles –que me imagino son “blindaje” y cosas por el estilacho-.

Para esto, el secretario de Administración y Gestión Pública Kristian Meiners Tovar, señaló que la renta de la camionetona del año “es un esquema financieramente bien pensado, y que no nos requiere liquidez este momento, entonces también esa gran ventaja tiene”. ¡Que me diga cómo le hizo sin liquidez porque a cualquier hijo de cuico no nos sueltan un carrito así, y vaya que nos hace falta a muchos en qué movernos para ir, trabajar y pagar los impuestos que les dan de tragar a muchos pollos.

Sin buscar reflectores, existen algunas colonias como Infonavit La Estancia, La Albarrada, Independencia, Tabachines, Rancho Blanco y Bosques del Sur, entre otras del mismo corte popular, que requieren de atención señor gobernador y comitiva en turno.

La democracia empieza, donde termina el hambre, y no podemos ser democráticos con un pueblo hambriento ¿O sí?

 

Fernando Castillo: Licenciado en Lingüística por la Facultad de Letras y Comunicación. Productor de Noticias de ZER Informativo Colima, Director General de Información de El Centinela de Colima y Corrector de Estilo. Envíame tus comentarios a fernando_castillo@ucol.mx.