Tanto el alcalde de Colima, Héctor Insúa, como la alcaldesa de Villa de Álvarez, Yulenny Cortés, han asegurado para diferentes medios de comunicación estar de manos y pies atados ante la petición de los colimenses y villalvarenses, que votaron por ellos el pasado periodo electoral, a una importante petición: la municipalización de las colonias.

Los ciudadanos, que una vez confiaron en ellos para llevarlos al poder, se encuentran vulnerables al no tener una seguridad de su propiedad más preciada: sus casas. Y esto lo digo porque los fraccionadores no han cumplido en su totalidad con los requisitos para que las colonias sean municipalizadas y los ayuntamientos –y sus alcaldes antes mencionados- simplemente no hacen nada. Este reclamo es debido a que, primero, carecen de alumbrado público y rezan porque los ladrones no los asalten en las calles o roben en sus hogares; luego, porque el servicio de alumbrado público si viene incluido dentro de sus recibos y además se les cobra el impuesto como a todos los demás que viven en colonias municipalizadas.

La respuesta de los alcaldes ante la petición del alumbrado público, ya cobrado, es que pues al no estar municipalizada sencillamente no pueden hacer mucho por ellos. ¡Ah! Pero si pudieron ir a pedirles sus votos para llegar al poder e ignorarlos después.

Bueno, eso es por un lado, y por el otro, el más grave: existen colonos que tienen 12 años viviendo en sus hogares, que ya pagaron sus créditos, y que carecen de escrituras porque el fraccionador no ha cumplido con los requisitos de municipalización, y por ende no se puede escriturar. Es decir pagaron algo que no es de ellos aún.

Este problema se multiplica por el número de colonias que existen en Colima y Villa de Álvarez. Obviamente la respuesta más fácil es, como dice el refrán, lo que no es de mi año no me hace daño. Sí, así de sencillo, dicen los alcaldes que esos desmadres no se hicieron en sus periodos de gobierno y por ende no son sus responsables. ¡Bonita chingadera! Y por si fuera poco el Insuvi dice que algunos de los desarrollos pues no están dentro de su jurisdicción.

Señores, así no se puede gobernar. Están provocando un estallido de colonos que buscarán justicia por su propia mano. PRI, PAN o PRD, la bandera que sea que traigan colgada del cogote ¡Déjenla de lado! Esto no es cuestión de colores ni mucho menos, hay que trabajar por el pueblo, para el pueblo y pensando en sus necesidades. Son quienes eligieron el pueblo para satisfacer sus necesidades con sus impuestos y deben responder con las promesas que hicieron en campaña, en esas fotos sonrientes donde demostraban que sí se puede hacer la diferencia de la administración anterior. ¡Aráñenle a sus sueldos! Y vayan haciendo los recortes necesarios para sacar a flote los barcos que timonean y no dejen que se hundan en las oscuras aguas de una ciudadanía que tarde que temprano los van a ir a buscar a sus casas, en la calle o en sus oficinas, a parárseles en las jetas y decirles su verdades cual verdulera de mercado – y hasta ellas tienen tantita más decencia que ustedes-.

*Licenciado en Lingüística por la Facultad de Letras y Comunicación. Productor de Noticias, Editor Web y Corrector de Estilo.