La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró de manera precautoria en Colima tres mil 559 kilos de aleta de tiburón oceánico y 529 kilos de vejigas natatorias de pez corvina, en ambos casos deshidratadas.
En un comunicado la dependencia informó que la acción se llevó a cabo en el puerto interior de Manzanillo, debido a que el inspeccionado no presentó la documentación que ampara la legal procedencia del producto.
Agregó que también carece de la autorización para realizar actividades de aprovechamiento extractivo, constancias emitidas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
Detalló que en presencia del personal de la Aduana de Manzanillo y de la empresa exportadora, la Profepa inspeccionó el contenedor que traía las aletas de tiburón y las vejigas natatorias de pez, provenientes de Los Mochis, Sinaloa, y con destino a Hong Kong.
El tiburón oceánico se encuentra en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).
El producto asegurado y el contenedor quedaron a depositaría de una empresa maniobrista, en los patios fiscalizados del puerto interior de Manzanillo.
Con estas acciones, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente cumple con su mandato de garantizar la legalidad de las mercancías que se pretendan movilizar por los puertos, aeropuertos y fronteras de nuestro País, combate el tráfico ilegal internacional de especies protegidas y protege la biodiversidad nacional.