Foodies e instagrameros del mundo, ¡uníos! A partir de ahora, quienes tomen fotografías de sus platillos sin el consentimiento de los chefs en los restaurantes en Alemania podrían ser demandados.

Mediante la extensión de una ley de derechos de autor, promovida en 2013 por la Corte Federal de Justicia de Alemania, ninguna persona podrá tomar fotografías de platillos emplatados artísticamente sin previo consentimiento del chef del lugar. Esto incluye a las imágenes tomadas mediante dispositivos móviles sin importar si sea de uso comercial o no.

De acuerdo con Niklas Haberkamm, socio de la firma de abogados Lampmann, Haberkamm & Rosenbaum (LHR), en teoría un platillo con una presentación elaborada puede ser un trabajo sujeto a los derechos de autor. “En ese caso, el creador del trabajo (el chef en este caso) tiene el derecho a decidir dónde y hasta qué punto el trabajo puede ser reproducido”, explicó.

En entrevista con el diario alemán Die Welt, Haberkamm detalló que no importa si el uso que se le da a la imagen es comercial o no.

Por otro lado, el sitio web alemán de servicios legales anwalt.de señala que dicha ley sólo aplicaría en caso de los platillos cuyo diseño sea más avanzado —en cuyo caso aplicaría únicamente a restaurantes más refinados y de renombre mundial—. Así, las fotografías de comida de consumo masivo o típica estaría fuera del alcance de este mandato de la corte de justicia.

Sin embargo, señala el sitio, lo ideal al visitar restaurantes alemanes sería pedir permiso antes de tomar la foto de algún platillo. “Si quieres estar absolutamente seguro, lo mejor es preguntar al encargado o al chef”, sugiere el sitio para evitar problemas legales o demandas.

Información tomada de Animal Gourmet