Taylor Swift retirará su álbum 1989 del servicio de streaming de Apple porque, dice, la compañía retiene injustamente las ganancias de los artistas.

El problema que tiene Swift es el periodo de tres meses de prueba para promocionar el servicio.

“Apple Music no pagará a escritores, productores ni artistas en esos tres meses”, escribió. “Encuentro eso impactante, decepcionante y completamente diferente a esta progresista y generosa compañía”.

Añadió que “no es demasiado tarde para cambiar esta política ni la opinión de quienes laboran en la industria musical y que serán profundamente afectados por esto. No les pedimos teléfonos iPhone gratis. Por favor no nos pidan dar nuestra música sin compensación”.

No es el primer caso de Taylor contra servicios streaming. Swift ya había retirado sus álbumes de Spotify tras una disputa por la compensación de la música en línea.

Explicó su decisión sobre Apple en una publicación de Tumblr la mañana del domingo, luego de que su marca confirmara que 1989 no estaría disponible en el servicio.

La entrada titulada “Para Apple, con amor de Taylor” fue compartida miles de veces, mostrando el poder mediático de la artista y creando una pesadilla potencial para Apple.

La empresa anunció su servicio de streaming Apple Music este mes. El periodo gratuito de prueba es parte crucial de la compañía para atraer a suscriptores de paga.

La compañía no hizo comentarios inmediatamente, pero un ejecutivo de Apple señaló previamente a Re/codeque el pago de la compañía por las canciones “está unos puntos por arriba del estándar de la industria, en parte para compensar el largo periodo de pruebas; muchos de los servicios de suscripción ofrecen un mes de prueba”.

En su publicación, Swift expresó su aprecio por Apple y dijo que no habla por sí misma, sino por “los nuevos artistas o bandas que apenas lanzaron su primer sencillo y no recibirán el pago por su éxito”.

Swift comentó que ha estado discutiendo la política de Apple con otros: “Estos son sentimientos que hacen eco en todos los artistas, escritores y productores en mi círculo social y que tienen miedo de hablar públicamente porque admiramos mucho a Apple. Simplemente no respetamos esta decisión en particular”.