El problema del desempleo está aumentando año tras año en todo el mundo. Según las Naciones Unidas, el número de personas sin trabajo sobrepasó los 201 millones en 2014, de los cuales una cifra considerable son mujeres y jóvenes.

La creciente expansión y el mayor acceso a Internet están cambiando las maneras tradicionales de trabajar, creando nuevos tipos de empleo, ofreciendo nuevas oportunidades y transformando las vidas de las personas tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Mediante la web, los empleadores pueden tener acceso al talento y aumentar los trabajos como nunca antes, y las personas tienen la oportunidad de conseguir empleos y  trabajar desde cualquier lugar del mundo. Este modelo de negocios —llamado “externalización (tercerización) en línea” o trabajos digitales— demuestra el poder de Internet no sólo para catalizar nuevo desarrollo económico, sino que también para aprovechar el potencial de impulsar la inclusión social.

Sin embargo, para un individuo, convertirse en un empresario digital exitoso requiere el desarrollo significativo de habilidades y el establecimiento de redes sociales. Además, tanto los países como las empresas necesitan evaluar la cantidad del talento, las repercusiones en materia de políticas y los requisitos de infraestructura para aspirar a que un emprendimiento de externalización en línea sea exitoso.

El Grupo Banco Mundial —en un estudio (i) apoyado por la Fundación Rockefeller y realizado en conjunto con Dalberg Consulting— está ayudando a las empresas, los Gobiernos y las personas interesadas a tener acceso a ofertas de externalización a través de un nuevo informe y de una serie de herramientas electrónicas.

Esta colaboración es parte de una alianza más amplia entre las dos organizaciones que ha dado lugar a varias actividades destinadas a destacar las oportunidades de creación de trabajos digitales en África, incluyendo el desarrollo de un parque de tecnologías de la información (TI) y la creación de capacidad para la digitalización de los archivos públicos en Ghana. (i)

La asociación es parte de la iniciativa Digital Jobs Africa (Empleos Digitales para África) de la Fundación Rockefeller, que busca catalizar nuevas posibilidades de empleo sostenible y de capacitación para la juventud en África, con el objetivo de impactar positivamente en 1 millón de personas en Egipto, Ghana, Kenya, Marruecos, Nigeria y Sudáfrica a través del sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y, en última instancia, mejorar el bienestar social y económico de familias, comunidades y naciones enteras.

Estas colaboraciones exitosas han dado lugar a un renovado compromiso con una asociación consolidada entre la Fundación Rockefeller y el Banco Mundial sobre la agenda de empleos digitales a fin de desarrollar habilidades en la juventud y conectar a los jóvenes con las ofertas de empleos digitales en todos los sectores, incluidos la agricultura, el comercio electrónico, la educación y el transporte, mediante cofinanciamiento de actividades catalizadoras e innovadoras.

El Grupo Banco Mundial dio a conocer el 3 de junio de 2015 el primer estudio exhaustivo sobre la externalización en línea titulado “The Global Opportunity in Online Outsourcing.” (i)  El documento es complementado con

herramientas basadas en la web (i) —disponibles en www.ictforjobs.org—, que tienen como finalidad ayudar a diagnosticar la viabilidad del establecimiento de la industria de la externalización en línea en los países en desarrollo para aumentar el acceso a las oportunidades de empleo y de generación de ingresos. Se realizaron eventos de difusión (i) en Nigeria y Kenya en mayo de 2015, durante los cuales se analizó el potencial de este modelo de negocios con encargados de formular políticas e intermediarios de externalización en línea y trabajadores locales.

En el estudio se presentan y analizan experiencias sobre externalización en línea en el mundo, así como el impacto potencial de la tercerización en la creación de empleos, el desarrollo económico y la inclusión social. También, se destacan recomendaciones en materia de políticas desde una perspectiva de un país en desarrollo con el propósito de facilitar y aprovechar la externalización en línea para promover un crecimiento inclusivo e impactos sociales.

Tal como se mencionó en un reciente blog, (i) se estima que el tamaño del mercado de la externalización en línea en 2020 será de entre US$15 000 millones y US$25 000 millones, y podría llegar a generar empleos para al menos 30 millones de trabajadores registrados. El informe también segmenta el sector de los trabajos digitales y describe las tareas que están disponibles a través de la tercerización en Internet, así como las habilidades necesarias para cumplir esas funciones.

Print

El impacto de la externalización en línea

Las oportunidades de negocios y trabajos digitales son cada vez mayores. La externalización en línea ofrece ventajas tanto a las empresas como a los trabajadores: acceso más amplio a destrezas especializadas, procesos de contratación más rápidos, productividad durante las 24 horas al aprovechar el trabajo de personas a través de todo el mundo, oportunidades de empleos a nivel mundial, y un ambiente laboral más flexible. Este modelo de negocios representa además posibilidades para una amplia gama de aptitudes técnicas, desde el ingreso de datos básicos hasta tareas de codificación avanzadas, así como niveles de remuneración. Tal como con los trabajos tradicionales, los ingresos y los beneficios del desarrollo de habilidades dependerán de la complejidad de las tareas, con variaciones considerables en los distintos tipos de trabajo y plataformas de externalización en línea.

El informe también plantea que la tercerización parece ser un factor positivo para impulsar la inclusión social de las mujeres. En la India, por ejemplo, trabajadoras digitales usan la externalización en línea como una manera de ganar dinero mientras cuidan a sus hijos y a familiares de edad avanzada, y las mujeres egipcias de hogares tradicionales informan que utilizan los empleos independientes en Internet como una alternativa para trabajar en ambientes laborales donde predominan los hombres.

Las conclusiones iniciales del estudio indican que los trabajadores digitales a tiempo completo en Kenya, Nigeria y la India ganan salarios que son comparables, o son más altos que los de sus pares en empleos tradicionales. Además de obtener un ingreso adicional, ellos relatan que la externalización en línea les permite adquirir destrezas y progresar profesionalmente.

La tercerización en línea encierra un potencial para las personas, los Gobiernos y las empresas por igual. Si bien las proyecciones futuras de crecimiento del sector parecen auspiciosas, hay mucho trabajo que tienen que hacer los Gobiernos y las partes interesadas para garantizar que el sector logre su máximo desarrollo y que sus beneficios estén disponibles para un grupo mucho más amplio de probables trabajadores tanto como sea posible. A través de la flexibilidad, la inclusión y la innovación, la externalización en línea representa una oportunidad para llegar a las mujeres y los jóvenes que buscan empleo.

Este artículo fue preparado por Saori Imaizumi (Grupo Banco Mundial) y Wairimu Kagondu (Fundación Rockefeller).