Es indiscutible el hecho de que la ilegalidad nos ha traído cosas buenas. Sí, aunque piense usted, estimado lector, que estoy loco de remate. ¿Por qué? Porque fue la ilegalidad de grabar una llamada telefónica la que nos trajo una discriminatoria llamada telefónica entre el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, y el secretario ejecutivo del órgano electora, Edmundo Jacobo, para burlarse de uno de los jefes de las naciones originarias, Hipólito Arriaga Pote. Córdova Vianello se burla descaradamente, y con argumentos catalogados como racistas, de quienes les solicitan la creación del a circunscripción sexta para que puedan postular candidatos.

Dejando de lado el hecho de que el audio fue obtenido de forma ilegal, y que encima de todo, Lorenzo Córdova, cataloga este hecho como aberrante, no nos queda más que darnos cuenta que algunos funcionarios públicos, como este señor, se burlan de los deseos de la sociedad que los puso en el lugar en el que se encuentran; de quienes les pagan sus salarios estratosféricos con sus impuestos. Aunque es indignante para ellos que se den a conocer de esta manera, esto es una muestra de lo que piensa la mayoría de la clase política sobre quienes les dan su voto de confianza. Sí, porque aunque este individuo no ostenta un cargo de elección popular, si pertenece a la misma categoría de los políticos: son nuestros representantes.

“Había uno, no mames, no te voy a mentir, te voy a decir cómo hablaba este cabrón (…) Yo jefe, gran nación chichimeca, vengo Guanajuato. Yo decir aquí o diputados, para nosotros, yo no permitir tus elecciones”.

Creo que está de más darnos cuenta del nivel de ineptitud que presume Lorenzo Córdova. Pero será más la ineptitud que presumamos los ciudadanos si no abrimos los ojos ante la verdad que está ante nosotros.

Pero bueno que se va a decir si el propio INE no desmintió la autenticidad de esta grabación y peor aún, levanto ya una denuncia ante la PGR por “intervención ilegal de conversaciones telefónicas privadas”. ¿Es en serio?

Por su parte, el consejero estatal indígena, representante de comunidades otomíes y chichimecas, presentó una queja ante la Procuraduría de Derechos Humanos de Guanajuato en contra de Córdova Vianello, por discriminación. Veremos cuál procede más rápido.

Al igual que Magdaleno Ramírez, opino que debe dejar el cargo y que las disculpas no bastan. La supuesta disculpa de Córdova Vianello no es más que una disculpa obligada de alguien más arriba de él y que además intenta destacar el hecho de que el audio fue obtenido de forma ilegal a toda costa. Para empezar, no está catalogada como disculpa, sino como pronunciamiento de Lorenzo Córdova Vianello. Además, el hilo conductor del texto es la presentación de la denuncia ante la PGR, en contra de quien resulte responsable por la intervención y difusión ilegal de una llamada telefónica privada que sostuvo con el secretario ejecutivo del INE.

Destacan partes del discurso como “conversación privada”, “obtenida de forma ilegal”, “mis comentarios, ilegalmente obtenidos”, “filtrados indebidamente”, “se intente desprestigiar mediante recursos ilegales”. En contra parte, sólo mencionó dos o tres veces frases como “disculpa franca y sin rodeos” y “a quienes se hayan sentido ofendidos”. Un discurso que no duró más de un minuto y medio y que finaliza con una mueca de afirmación casi obligada, en una conferencia cerrada sin oportunidad a preguntas.

Señor Córdova Vianello, de acuerdo con Paul Ekman, existen emociones básicas que tienen un rasgo facial distintivo presente en todas las culturas humanas; es un sello biológico del cual usted no puede escapar al dejar ver dos expresiones al final de su discurso escrito con anticipación: enfado y desprecio.

expresión