AVISO: Si eres mujer, puedes ayudarnos complementando o argumentando cada punto que no te guste. Si eres hombre, puedes darle like, pero solamente eso, porque probablemente te cache tu novia y caigas en el punto número 4. En ese caso, te deseamos la mejor de las suertes compañero…

1. Usar el sexo como castigo y premio. Una cruel práctica y tortura que nos coacciona hasta límites insospechados.

2. La frase “haz lo que quieras” cuando se implica todo lo contrario.

3. Esa eternidad que sucede mientras rebusca las llaves en el agujero negro espacial que es su bolsa.

4. Hacer un drama por lo más insospechado.

5. Su impuntualidad y que nos hagan parecer desesperados. Porque “ahora salgo de casa” significa que está cambiándose por enésima vez.

6. Invitarlas a salir a un restaurante de carnes y que pidan ensalada.

7. Pensar que ella y su ex novio pueden ser amigos. Sí, son celos… pero justificadísimos.

8. “¡No tengo qué ponerme!” pero tener un clóset lleno y la mitad del tuyo. La moda sí ocupa lugar, mi zona de confort.

9. Esa trampa mortal que es la pregunta: ¿me veo gorda? No sabrás contestar, ya que todas las respuestas llevan a un infierno.

10. La frase: “¿podemos hablar?”, a mitad de un juego de futbol.

11. Que elijan la foto en donde te ves pésimo pero ellas salen bien.

12. Sobarnos la pancita. Nos hace sentir gordos y nos hiere como una flecha en el alma.

13. “No tengo nada”, “estoy bien” y “ok”, en ese orden de respuesta.

14. Que se tarden diez mil años en comer.

15. Cuando te piden que les hables desde el trabajo de la misma manera que cuando están solos. Porque hacer el ridículo en la oficina es lo de menos.

16. El fatal momento cuando te preguntan sobre tus ex novias. Si se te ocurre definir a una como “guapa” prepárate a sentir celos contra una figura del pasado. Pero con su ex y actual mejor amigo no pasa nada…

17. Ellas pueden enojarse si no contestas, pero ellas nunca contestan. Curiosa contradicción.

18. Que critique a tus amigos y se enoje si te caen mal las suyas.

19. La televisión pasa a ser de su propiedad todo el día.

20. Cuando te obliga a hacer yoga para relajarte. ¡No necesitamos relax alguno! ¡¿ENTENDIDO!?

21. Que te cuente las rebanadas de pizza o los tacos que llevas comidos. Odiamos sentirnos mal por nuestros excesos calóricos.

22. La pregunta: “¿Se te hace guapa esa chava?” Es una trampa, ¿verdad?

23. Si salen solas, usan falditas y se arreglan más que contigo.

24. La indecisión, su eterna compañera que cambiará 7 veces lo que tenían planeado durante ese día.

Artículo publicado por Life&Style