¿Cómo podremos reparar los daños que hemos heredado?, es así como comienza la trama de esta película que más que “una comedia acerca del amor en los 90s” es una cinta tan profunda como vintage, con un tema con mayor peso detrás: “la generación X”.

La historia verdaderamente trascendental gira en torno a la realidad sociocultural de Lelaina y sus recién egresados amigos de la universidad: Vickie, Sammy y Tray.

Para Vicky, Sammy y Tray el mundo es un “bocado” a medias que debe ser devorado lentamente. Sin embargo, Lelaina tiene otras aspiraciones: impactar las vidas de las personas.

jóvenes ordinarios, hijos de familias disfuncionales y con problemas propios, son las características principales de las cuatro historias que confluyen en esta película basada en problemas reales que aún existen en la actualidad.

Lo que realmente hace interesante a esta película es que, aunque la generación X es el personaje principal, no es golpeada por sus realizadores. Al contrario, intentan comprenderla y la muestran desde un punto de vista más amable y humano, pero sin caer en la lástima.

Y es que, por un lado, Lelaina pelea por crecer en el ambiente laboral, mientras su amiga Vickie se conforma con trabajar como empleada de piso en una tienda departamental.

Troy, a diferencia del resto del grupo, es el típico joven sin graduar cuya única aspiración es tener su propia banda. Y por último Sammy, un chico “reprimido” que busca la aceptación aceptación de su madre torna la historia aún más interesante.

Tal parece que las cosas no han cambiado en los últimos 18 años para la juventud, ¿verdad?

Sin embargo, debemos añadir problemas más grandes para estos cuatro chicos como el Sida, el uso de las tarjetas de crédito, el divorcio y, por supuesto, la falta de formalidad ante su propio futuro laboral. Una generación desprovista de responsabilidades.

Aunque no negaré que dentro de la trama se enredan historias de amor muy buenas,

realmente es una película muy emotiva y alejada a la cursi comedia romántica que todos pintan.

Para quienes no han tenido el placer de ver esta película, quizás sea el momento de aventurarse a recordar los 90s desde un tema que aún sigue presente en la actualidad pero desde un punto de vista más comprensivo que estigmatizante.

*Título original en inglés: Reality bites

Actores: Ethan Hawke, Ben Stiller, Jeneane Garofalo, Steve Sazhn y Winona Ryder.

Productores: Danny DeVito y Michael Shamberg.

Guión: Helen Childress.

Sobre esta columna: En este espacio semanal, cada viernes recomendaré una película de épocas pasadas y, si es muy buena, del presente.