“Yo maté a esa señora”, confesó el niño de 10 años a un policía estatal de Pensilvania, luego de que una mujer de 90 años fuera encontrada muerta en la casa del abuelo del niño.

Tristen Kurilla, estudiante de quinto grado, hizo la escalofriante confesión el sábado, dijo la policía, luego de que su madre lo llevara al cuartel de la Policía Estatal de Pensilvania, ubicado a 225 kilómetros al norte de Filadelfia.

Ahora, Kurilla se encuentra recluido en el Centro Correccional del condado de Wayne y fue acusado como adulto por homicidio doloso, dijo la fiscalía de distrito del condado de Wayne. Al niño lo separaron de los delincuentes adultos y lo supervisan constantemente, informó WBRE, afiliada de CNN.

El niño admitió haber tomado un bastón de madera y haberlo sostenido contra la garganta de Helen Novak, de 90 años de edad, durante varios segundos, golpeándola en la garganta y estómago, según la declaración jurada de la policía.

Kurilla le dijo a la policía que él estaba enojado con Novak porque ella le había gritado cuando entró a su habitación. Él dijo que quería hacerle una pregunta.

¿Intentabas matarla?, le preguntó el policía al niño.

“No, solo intentaba lastimarla”, respondió Kurilla, según la declaración jurada.

Luego de la lectura de cargos, se ordenó que el niño fuera recluido sin derecho a fianza y se estableció que comparecería ante la corte el 22 de octubre.

Bernie Brown, su abogado, dijo que estaba solicitando a la corte que liberaran al estudiante de quinto grado de Damascus Elementary School, informó WBRE.

“Tristen en realidad no tiene idea de lo que está pasando”, le dijo Brown a la estación.

Brown agregó: “La cárcel es la cárcel, no importa en qué parte de las instalaciones te encuentres”.

Brown también le puede solicitar al juez que transfiera el caso a la corte juvenil.

Janine Edwards, fiscal de distrito del condado de Wayne, dijo que la ley de Pensilvania ordena que “el fiscal presente un cargo de homicidio doloso directamente ante la corte de adultos, independientemente de la edad del autor del crimen”, informó WBRE.

“No fue algo que decidí hacer”, le dijo a la estación, y agregó que un centro de detención de menores no aceptará a un niño acusado de homicidio. “No fue decisión del alcaide. No fue decisión de la Policía Estatal de Pensilvania”.

La edad del acusado es poco común, le dijo a la estación.

“No es algo que haya visto antes”, dijo. “No estoy segura de cuántas veces se ha visto eso en Pensilvania o si ha sucedido”.

Inicialmente, llamaron a la policía para que llegara a la casa del abuelo de Kurilla, Anthony Virbitsky, en el municipio de Damascus el sábado por la mañana, y les informaron que había muerto una mujer mayor allí, según la declaración jurada. Virbitsky era quien cuidaba a la mujer, dijeron las autoridades.

El forense del condado llegó al hogar, encontró el cuerpo de Novak y lo llevó a la morgue, indicó la declaración jurada.

Unas pocas horas más tarde, la madre del niño, Martha Virbitsky, llegó a la estación de policía del estado con su hijo y le dijo al policía John Decker que el niño había confesado haber asesinado a Novak, según la declaración jurada.

La madre del niño le dijo a la policía que ella “ha tenido muchos problemas con Tristen y que él tiene algunas dificultades mentales” y que había sido violento en el pasado, decía la declaración jurada.

Kurilla le había dicho a su abuelo que Novak estaba sangrando por la boca, pero negó haberle hecho algo, escribió Decker en la declaración jurada.

Anthony Virbitsky le dijo a la policía que revisó a Novak, pero no encontró sangre, aunque ella respiraba con dificultad. Le preguntó si quería ir a un hospital, dijo en la declaración jurada, pero ella se negó. Cuando la fue a revisar menos de una hora después, estaba muerta, le dijo Virbitsky a la policía; luego, su nieto confesó que la había golpeado.

Una autopsia realizada el lunes encontró “traumatismo contundente en el cuello de Novak” y su muerte fue determinada como un homicidio, decía la declaración del fiscal de distrito.

Algunos residentes del municipio de Damascus se opusieron al hecho de encerrar al niño en la cárcel del condado.

“Sé que ven muchas cosas, pero no creo que entiendan lo que están haciendo”, le dijo Kristy Tirney a WBRE. “No lo sé”.

 

 

 

 

[Información publicada por CNN en Español]