Los mexicanos tienen los políticos que desean porque nadie más que ellos ejerce el voto en las casillas. Sean buenos o malos, los políticos del país son la típica discusión del nunca acabar; que si las reformas se verán reflejadas a 10 o 20 años; la violencia está bajando y no lo pueden ver porque son negativos -yo diría que la violencia se está concentrando en algunos estados y en otros comienza a despegar-. En fin, cada quien puede opinar lo que le de su regalada gana, simple y sencillamente no se pueden quejar de los políticos actuales porque están ahí debido a que así lo quiso la ciudadanía. ¿O me equivoco? Verdad que no.

Pues bien, si de verdad queremos un cambio en nuestro país, y de cara al proceso electoral del 2015, lo que los mexicanos deben hacer es valorar la trayectoria del político por el cual van a votar, no si es guapo, si es rico o si tiene una esposa que sale en la televisión, por mencionar algunas características cliché en esto. Y no es que me refiera a su trayectoria de chapulín, es decir, brincar de un puesto a otro cada vez que la oportunidad aparezca para obtener un nuevo cargo. No. Señores, me refiero a la trayectoria de los compromisos cumplidos durante su poca estancia en el cargo que ostentaba anterior al cargo por el cual está contendiendo en este momento.

Que si es guapo, error; si es jove, te la piensas; que tiene dos tres negocios por toda la ciudad, debemos dudar un poco si lo hizo de su salario o del dinero del pueblo. Lo que sea, el chiste es valorar todas las aristas y no sólo lo carita o generoso que sea cuando va a tocar a tu puerta, tipo los de la otra religión: “Señora, ha escuchado hablar usted de x candidato, es el SALVADOR DE MÉXICO”. ¡No! El chiste es ser inteligente a la hora de ejercer el voto para luego no lamentar encerrado en cuatro paredes del huevito de casa de Infonavit que aún no pagas; o en el trabajo, estresado porque aún no cumples la jornada laboral y lo que ganas no te da ni para pagar los nuevos impuestos, la luz cada mes y después si te quedará algo para que comas.

Sean conscientes mexicanos porque luego andan llorando en las redes sociales “Fuera pendejo” “No sirves para nada cabrón” cuando son ustedes mismos los que votaron por ellos. ¿Quién chingados los entiende! Votas por que te dieron $500 pesos, una despensa que te durará una semana y un boleto para el cine, el termo para el agua y una estufilla eléctrica que no pudiste hacer funcionar.

Además, luego andan diciendo que si el político no sale de su cueva más que para firmar la nómina y gastar, y es hasta en el periodo de las elecciones cuando está en las calles, con un diablito atrás con un puño de libros, zapatos, libretas o cualquier otra cosa donada por la otra pendeja mitad de la sociedad. En pocas palabras, mexicanos, no dejen que les den atole con el dedo estas elecciones y voten por el que más les convenga.

 

 

[Escrito por Fernando Castillo]